Urbanita a todo color

0
Probamos el Ford Ka Invididual 1.2 en versión "rojiblanca"
h

La discreción no va con el nuevo Ka. La versión probada del utilitario de Ford, la Individual, se presenta con un rojo claro y con una raya blanca que recorre el coche de delante hacia atrás, dos rayas también blancas en los laterales y unas llantas, como no blancas. Por dentro aún es más llamativo: inclasificables asientos en rojiblanco (se presenta como coche ideal para los aficionados del Atlético de Madrid o del Athletic de Bilbao), volante también bitono y original diseño del salpicadero y los mandos.

Consideraciones estéticas al margen, el Ford Ka es primo hermano del Fiat Panda, de hecho se fabrica en una planta de Fiat en Polonia y algunos componentes como el cuentakilómetros o los aireadores del salpicadero son idénticos amén de compartir plataforma. Como utilitario es muy eficaz, su pequeño tamaño y agilidad le permiten ratonear con agilidad por ciudad aunque por carretera es otro cantar, sobre todo, por las pocas vitaminas que atesora su motor de gasolina, sólo 69 CV. Eso sí, su consumo también es muy comedido, 5,1 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto. Por la diferencia de precio entre la versión diésel y gasolina, recomendamos la segunda ya que se han de recorrer muchos kilómetros para compensar la diferencia de tarifa entre ambos.

El espacio y, sobre todo el maletero, están bien aprovechados y el equipamiento y el nivel de acabados son justitos, en consonancia con su precio, poco más de 10.000 euros.

 

Dejar respuesta