A toda rueda

0
Miguel Ángel Cuerno nos cuenta detalles del XXV Congreso de ANCERA
h

Cuando llegan las fechas previas al Congreso de ANCERA, su presidente ya tiembla: “qué se les habrá ocurrido a los de MRyT este año“…pero sabe que aburrido no va a ser, así que cuanto identifica nuestra llamada, sin que le demos más datos que día y hora, acude sin vacilar.

Pues este año queríamos hacer algo aprovechando que el verano ya se ha decidido a asomarse por Catalunya. Así que nos decantamos por una combinación ganadora: carretera, ruedas (2 y 4) y sol. Paseo marítimo, ruedas (2) y almuerzo en la costa. Las ruedas, que no faltaran. Tenía que salir rodado.

Y que nos hablada del XXV Congreso de ANCERA, y de más cosas

 

¿Por qué se ha decidido volver al formato tradicional del Congreso, cuando el pasado año se puso el acento en lo exitoso de las mesas independientes?

Fundamentalmente porque el año pasado hubo una mesa que para nosotros era muy importante y no tuvo excesiva afluencia de gente: el Decreto de Reforma de vehículos, y luego a la hora de explicarlo, no hubo mucho tiempo y no se pudo hacer bien. Ese formato me gustó bastante, y seguimos con el espíritu de personalizar temas por subsectores. De hecho, ANCERA ahora está muy sectorializada en las diversas entidades que están bajo el abanico común de la patronal de la distribución.

Es verdad que los asuntos se tratan con más profundidad cuando los segmentas, y consigues más interés pero llevarlo a un congreso se complica.

El impacto del año pasado fue la mesa de carrocería, pero el problema sigue siendo el mismo, así que no íbamos a repetirlo.

Nos decidimos por este formato.

 

Comité de ANCERA: ¿Va a incorporarse alguien más tras perder por el camino a algunos de sus miembros?

Bueno, se sustituyeron algunos miembros y los sustitutos se perdieron (Bruno, Alex, ahora Gabriel); ahora estamos esperando a cerrar unas conversaciones y en el Congreso es posible que podamos presentar alguna novedad al respecto, pero es seguro que nuevos miembros habrá; como límite hay 6-7 contando la presidencia. A Roberto Aldea, Antonio López, Jesús Lucas, Alejandro Vicario y a mí se nos va a unir una persona más que ya tenemos confirmada, y otra dependiendo que acepte los condicionantes de ese puesto.

ANCERA recibe muchas solicitudes para ingresar en su Comité, pero otra cosa es que tengan el perfil que necesitamos, porque así se estableció en su momento y el formato ha funcionado; no podemos incluir en los comités a personas que no van a ir a las reuniones, ni a alguien que vaya a escuchar y no a aportar; tiene que estar muy implicado en el colectivo, porque tiene que trabajar por y para el sector, no solo para su empresa. No es tan fácil encontrarlo, porque puede que una acción necesaria para el sector no sea interesante para una empresa.

 

Lema central…

Hemos tratado de hacer un Congreso diferente; lo primero en la imagen, que es distinta de todas las anteriores, y en el contenido: será profesional, como siempre, hay ya casi 200 inscritos, pero vamos a tratar de que haya más humor, de que sea más entretenido, más espectacular, aumentando la potencia de los audiovisuales, de las nuevas tecnologías.

Hemos aprovechado que es un número importante, el XXV, ha habido muchas propuestas de imagen, con lemas y nos decididos por esta por unanimidad, aunque cambiando el lema. Además tuvimos una reunión con SERNAUTO y sus miembros vieron las propuestas, y sin saber por cuál nos habíamos decantado, nos señalaron la misma.

 

Representatividad y asistencia de las bases de la distribución en el Congreso…

En cuanto a representatividad, toda, porque se han inscrito los líderes de los grupos de distribución y sobre las bases, es que es muy difícil. En todos los CDA insisto, así como en las reuniones de distribuidores a las que asisto como presidente de ANCERA, pero les da respeto, y se quedan con la idea que a esas reuniones tiene que ir el gerente del Grupo o los distribuidores muy grandes. Estamos haciendo acciones basándonos en los grupos, especialmente los de las zonas cercanas: Andalucía y Levante, para que las bases se acerquen, les guste y repitan.

Habría que preguntarles también a los gerentes, si les parecería bien, porque muchas veces las llamadas a la asociación son por parte de los gerentes que te cuentan que su socio tiene un problema.

 

¿Tanto llaman?

Sí; y quien dude puede preguntar a Encarna o a Marta. O a los gerentes. Todos tienen los mismos problemas y todos tienen que buscar las mismas soluciones y agrupados, porque solos no pueden.

 

¿Por qué no se sientan los Grupos en una mesa de un Congreso?

Porque los Grupos en público no dirían casi nada de sus problemas, porque no van ni desvelar sus debilidades ni a exponer su fortalezas; y ya se intentó años atrás sin mucho éxito. Sin embargo en el Comité sí lo dicen, porque lo tratado queda en el seno de la organización y no sale al exterior. Se ha aprendido a ser discreto. Y eso sirve para realizar acciones adecuadas a lo que el sector demanda.

 

Las cuotas de ANCERA y cómo revierte eso en el Congreso…¿no hay posibilidad de que las cuotas autofinancien el Congreso sin necesidad de apelar a los fabricantes-partners?

Quiero aclarar que el Congreso no tiene partners. Los fabricantes que quieren colaborar con la Distribución lo hacen por una cantidad de todo el año, y eso incluye el Congreso, que no es lo mismo. No es una cuestión de que vayan las bases para que haya más financiación. Hay la financiación suficiente y de ello se benefician todos.

 

¿Qué le pasa a la Distribución?

Pues que está muy activa como siempre.

 

¿Activa…o nerviosa?

Siempre ha sido muy flexible, pero sí es verdad que este primer cuatrimestre ha habido una bajada de resultados y se han puesto muy nerviosos; de todas formas el sector se afecta mucho por lo que oye y es reactivo; como las noticias son inquietantes, se producen las fusiones, los cambios (los cambios son más fusiones) pero yo creo que eso es signo de flexibilidad y que, cada vez más, los empresarios buscan gestionar bien sus empresas; todos intentan encontrar el camino adecuado para su futuro, entornos con miras amplias; lo importante es que sean acertados en buscar lo que su empresa necesita, porque a lo mejor no es una estructura más grande lo que le hace falta, sino hacer crecer en la que estaba, los cambios por nerviosismo no siempre son acertados. Pero al final es lo mismo: buscar mayor masa crítica para dar más servicio.

 

CURVAS Y CUERNO

 “Es como una cabra mecánica, divertida y salvaje.” No se puede ser más explícito y Cuerno lo fue al bajarse de la nueva Husqvarna Nuda 900 R después de recorrer unos 15 km por la carretera de las Costes del Garraf. “Al principio, acostumbrado a la conducción ‘custom’ me ponía nervioso que entrara en las curvas con tanta rapidez, tumba muy rápido. La posición de conducción, tan adelantada y con el peso tan sobre el manillar, me transmitía una información distinta de la que estoy acostumbrado a procesar. -conduce habitualmente una Yamaha Special 250… ¡Nada que ver!- Sin embargo, en cuanto le cogí el truquillo, empecé a sonreír como un tonto a la salida de las curvas, comprobando su enorme tracción, la facilidad con que se pueden trazar y la respuesta enérgica y vivaz de su motor.”

En pocos minutos, Miguel Ángel Cuerno hizo una radiografía del arquetipo de supermotard. Un paradigma que la Nuda cumple a rajatabla. No en vano, Husqvarna (que aunque tiene un nombre típicamente sueco está asentada en Varese, Italia, desde que la compró el grupo Cagiva, aunque desde 2007 es propiedad de BMW) es una marca con enorme tradición en motos de enduro, demostrando una calidad y unas prestaciones excepcionales para llegar a lo más alto fuera del asfalto. Y, como todos sabemos, para hacer una buena supermotard hay que basarse en una buena enduro

Sin embargo, lo sorprendente es que la nueva Nuda es un proyecto diseñado desde cero. Sólo el motor proviene lejanamente del que mueve las F800 de BMW, pero altamente adulterado para ofrecer raudales de adrenalina al piloto de la Husky. Su cilindrada ha pasado a ser de 898 cm3 y la potencia, de los 85 CV de sus lejanas primas alemanas, pasa a ser de 105 radicales caballos.

La parte ciclo también es completamente nueva. Se utiliza un bastidor multitubular (al estilo Ducati Monster) muy vistoso al que se ancla un basculante y amortiguador directo (Sachs en la Nuda, Öhlins en la Nuda R) aunque sin bieletas (punto menos…), y una horquilla delantera invertida, multirregulable en el caso de la Nuda R. Gracias al manillar ancho y a la posición de conducción erguida, esta nueva Husky es muy gobernable en curvas, su territorio preferido. Enlazarlas es cosa de niños, aunque dada la entrega de potencia del motor, hay que andarse con tiento al enroscar el puño derecho…

La frenada es probablemente el otro gran pilar de la nueva Nuda. Miguel Ángel nos lo confiesa: “Solo con acariciar la maneta está ya deteniéndose, hay que tener mucho tacto”. Ya en la versión estándar, el freno delantero dispone de una mordida espectacular, frenando la moto en muy pocos metros con enorme aplomo. En el caso de la Nuda R, equipada con pinzas Brembo monobloque de anclaje radial, se va un paso más adelante, aunque francamente solo vamos a notar la diferencia pilotando a un ritmo que no puede llevarse en carretera abierta.

“¡Y cómo suena!” exclama Cuerno al poner en marcha de nuevo la Nuda R tras una parada en un espectacular mirador sobre el mar… El escape de fibra de carbono expele un borboteo bronco, irredento, de máquina de correr… “Es un sonido que emborracha”. Totalmente de acuerdo.

Es una moto única. Su diseño, ganador del premio Red Dot 2012, es tan peculiar como su origen. Formas cóncavas y angulosas se combinan para ofrecer una estampa agresiva diferente al resto. Lo mejor de tanta exclusividad es, sin embargo, el precio. La Husqvarna Nuda puede comprarse por 9.990 €, mientras que la versión R cuesta 11.590 €. Unas cifras muy tentadoras…

 

HABILIDAD EN WAYROLLER

El presidente de ANCERA no solo mostró unas grandes dotes como piloto de motos, también en patinete. Pero no lo montamos en un patinete convencional sino que lo pusimos a prueba con un patinete eléctrico de la marca española Wayroller nos cedió. Desde estas líneas, agradecer la colaboración de Wayroller (C/ Francesc Tàrrega, 32-34 Barcelona) que nos prestó un par de unidades valorada en 500 euros c/u.

Con los patinetes Wayroller la diversión está asegurada. Miguel Ángel Cuerno (bueno, ¡y nosotros también!) puede dar fe de ello ya que se paseó con él por el paseo marítimo de Sitges y pudimos comprobar que este patinete puede ser una buena opción para desplazarnos por la ciudad, sin cansarnos, sin contaminar y con total seguridad ya que podemos circular cómodamente por las calles y avenidas.

El Wayroller es un patinete eléctrico plegable que dispone de un motor eléctrico de 500 u 800W con autonomía para 25 kilómetros y que tarda seis horas en recargarse. Para detenerlo con seguridad cuenta con frenos de disco, e incluso incorpora amortiguadores delantero y trasero para que sea estable. Homologado como una bicicleta, no se necesita ningún tipo de carnet para manejarlo.

 

 

Mann+Hummel

Dejar respuesta