El sistema ‘eCall’ obligatorio a partir de 2018

0
Tras la resolución de ayer del Parlamento Europeo, los coches que sufran un accidente llamarán al 112 de forma automática

El Parlamento Europeo aprobó ayer la medida y el sistema eCall será obligatorio en los vehículos a partir de 2018; este dispositivo avisa de forma automática a un centro de emergencia (112), aunque también permite que sea el conductor o los pasajeros quienes avisen manualmente.

Los costes de instalación, de unos 100 euros por vehículo, recaerán en los constructores y la adaptación de los servicios de emergencia de cada país será responsabilidad de la Administración; en el caso de España, las Comunidades Autónomas.

Los datos que remitirán estos dispositivos a los servicios de emergencia serán la posición, el momento preciso en que se ha producido el accidente, la dirección que llevaba el vehículo justo antes del accidente, el tipo de combustible que emplea, el número de pasajeros y el número de bastidor.

El sistema da prioridad a estos avisos sobre otros recibidos por el 112, que sabrá de manera automática que se trata de un aviso por accidente de tráfico.

La aprobación de la medida, a la que se ya han sumado Islandia, Noruega y Suiza, se ha visto obstaculizada por algunos países y
 constructores de vehículos; en los debates han abundado los posibles
conflictos por el uso y privacidad de los datos. En esos debates, ha estado activa ANCERA, que ha logrado que se contemple la estandarización de los sistemas (que remite a la Euro VI sobre información técnica) para que la información sea abierta y no esté en posesión exclusiva de los constructores que instalen los sistemas, ya que algunos vehículos incorporan elementos similares de serie -es el caso de la mayoría de nuevos vehículos del grupo PSA-, que avisan a un centro de llamadas del constructor que, a su vez, determina si es preciso avisar a los servicios de emergencia. En otros vehículos es posible implantar un sistema parecido, con un coste aproximado de 200 euros anuales.

La resolución del
 Parlamento Europeo establece que los sistemas borrarán gradualmente los datos de posición no utilizados.

Aunque el sistema puede incorporarse a cualquier vehículo, incluido las motos, solo será obligatorio en los denominados M1 (para transporte de pasajeros y que no contenga más de 8 asientos además del asiento del conductor) y N1 (para transporte de carga y con un peso máximo que no exceda las 3,5 toneladas).

Con esta medida se calcula que podrán salvarse unas 2.500 vidas al año -en 2014, 25.700 personas fallecieron por esta causa en Europa-y también reducir la gravedad de los heridos en los minutos posteriores, cruciales, tras un accidente.

 

Reauxi SataJet 5000 2017

Dejar respuesta