Hablando de Redes, en la mar…

0
Nos fuimos con Manel Riudeubas, de Telfer2, a hablar de Redes en una noche de pesca.
h

Queríamos una aproximación diferente a un Especial que hablara sobre Redes y Distribución, así que rescatamos una propuesta que el gerente de Telfer2 socio de Serca nos hizo en su día y, de la mano del patrón del Ciutat de Tarragona Primer y junto a su tripulación, nos hicimos a la mar. Una experiencia llena de calma y belleza, que recomendamos vivamente: comprar pescado tendrá desde hoy un significado muy diferente.

(El reportaje lo encontrarán pulsando el icono de PDF en la parte superior de la noticia y en la versión impresa de la revista, a la que se accede desde la página de inicio de nuestra web, pulsando en la portada)

Toda una noche a bordo da para mucha conversación: comparar sectores, profesiones, problemáticas, retos… Manel Riudeubas propició una experiencia marinera con Marc Artells, patrón del Ciutat de Tarragona Primer y sus 12 marineros, y la “luz”, el bote gobernado por dos pescadores de la tripulación, con la tarea de atraer a los peces hacia el centro de la red, alrededor del cual va dando vueltas el barco, a la espera de que los peces se sitúen debajo, y poder ‘ceñir’ los 320m de red.

En ese tiempo, charlamos con Manel, que, entre tanta red y sobre las Redes Sociales y la Distribución (ya que era el Especial que estábamos preparando) Manel tiene la percepción de ser uno de los elementos de futuro a beneficio de la profesión; cuestionado sobre qué red es más difícil de dominar lo tenía claro: la de la pesca.

Una vez calados (esa noche dio tiempo de dos caladas), en el “mar” que indica el patrón en función de experiencia y apoyado por la tecnología de sus equipos, la espera, hasta que el patrón decide cuándo se han agrupado suficientemente los peces para garantizar una buena captura.

Cuando suena la sirena, todos a sus puestos; cada uno sabe perfectamente cuál es su función, y la ejecutan con precisión: largar red, ceñir (ver cómo se cierra la red es toda una experiencia), recoger, colocar la pesca en sus cajas, incorporar el hielo…pescar en la agradable temperatura de un julio mediterráneo es una gozada. No queremos ni imaginarnos lo duro que debe resultar exactamente la misma operativa en invierno y con sus inclemencias.

Una vez pescado, hay que realizar diferentes triajes: tipo, tamaños…varias veces se realiza la operación para que las cajas lleguen convenientemente presentadas y embaladas a lonja, donde hay que presentar la captura antes de las 8 de la mañana, para que entre a tiempo en la lonja del Serrallo, donde Manel hizo de cicerone. Las capturas de todos los barcos de la cofradía (llegaron a ser 40 pero ahora son 9) se preparan, pesan y calibran en el interior de la lonja para salir a subasta.

Cada comprador tiene asignado su puesto en la lonja y, en los paneles va mostrándose el producto donde se subasta el precio. De ahí, a la pescadería. Y de la tienda, a casa. Otra distribución en la que también se encuentran los comerciantes independientes y los grupos mayoristas.

AMOR A LA MAR

El Ciutat de Tarragona Primer (lo que implica que es el segundo con este nombre) es un barco de 27 metros de eslora construido en los astilleros de Vinaroz en 2005, propiedad de Marc Artells, un joven patrón de 37 años, la tercera generación familiar de pescadores, cuya saga no sabemos si seguirá su precioso bebé de 14 meses, Adrià: “llevo desde los 15 años en la mar, porque me enganchó desde el primer día, pero te tiene que gustar porque pescar es muy sacrificado.” cada noche, de 21 a 8 de la mañana del día siguiente los 12 marineros se hacen a la mar desde Tarragona buscando bancos de diversas especies, que se afanan en capturar: “por supuesto que la electrónica nos ha ayudado; nuestro barco es el primero mejor equipado del puerto, con dos sónar, dos sondas de alta y baja frecuencia, y estamos planteándonos la incorporación de un sónar de alta definición que supondrá conocer con exactitud la medida de los peces, lo que será muy útil a la hora de salvaguardar mejor la fauna marina. A ver si en septiembre. De todas formas, la experiencia a la hora de saber interpretar los datos que nos ofrecen los equipos es fundamental a la hora de tener resultados; la pesca no es una ecuación matemática, estamos en un medio vivo, capturando seres vivos. La pesca va por ‘barrios’ todos los ‘mares’ son diferentes, y los comportamientos hay que conocerlos, lo impredecible tiene cabida: puede pasar que, tras toda una noche en la mar, volvamos de vacío, con la problemática económica que supone, pero la satisfacción de haber sido capaz de localizar y capturar una buena pesca, no se puede explicar.”

Aumentar el equipamiento supone la necesidad de acometer fuertes inversiones (aquí, como en la posventa) sin apoyos de la Administración (aquí, como en la posventa): “un equipo de alta tecnología puede llegar a costar 60.000 euros y salir a faenar cada mes son más de 10.000 (en sueldos, mantenimientos, combustibles, hielo, impuestos, gastos de amarre….), teniendo en cuenta que un barco como el Ciutat de Tarragona Primer puede costar 900.000 euros, hay que hacer muchos números para que cuadren las cuentas.”

LA POSVENTA MÁS ÁGIL Y MARINERA

Telfer Auto Ralcanvis, SL tienen su origen en la posventa más pura, ya que su nombre es una abreviación de Tallers Elèctrics Ferret, con origen en el Vendrell (otra rama familiar de los Ferret de Ferve); Manel Riudeubas, su gerente, inició la andadura sectorial en Tarragona, adoptando ese nombre para tener un referente a la hora de presentarse ante el cliente; con el devenir del tiempo la razón social ha incorporado parte del apelativo por el que son conocidos en la localidad de donde es originaria la familia: Cal Ral. De los primeros en integrarse a Grupo Serca Automoción, y en una zona en la que existe otro potente socio, Riudeubas tiene una forma de trabajar en la que le gusta controlar personalmente todo lo que hace, trabajar contento y que la gente que le rodea (son siete en total) tenga la vivencia de estar en familia; los puntos de venta puede que sean importantes (tiene dos puntos: Tarragona y Vendrell),  pero no tanto en su esquema personal y profesional; defiende las iniciativas de su Grupo, practica un tipo de distribución absolutamente a medida, organizando actividades con sus clientes para quienes ha creado su su propia marca de baterías, con el fin de satisfacer mejor sus necesidades.

Proviene de un mercado radicalmente distinto, entroncado en la tradición marinera de la costa que le vio nacer, y donde aún conserva fuertes lazos de amistad que pudimos comprobar al pasear con él por El Serrallo de Tarragona: todo el mundo conoce y aprecia a Manel…y confía en su buen hacer como recambista; uno de los tripulantes del Ciutat de Tarragona Primer se quedó sin batería a la mañana siguiente de nuestra singladura, algo que Manel solucionó a satisfacción de todos en un abrir y cerrar de ojos cosa que, tras una noche entera en la mar, fue significativo…

 

Mann+Hummel

Dejar respuesta