Cuestión de tiempo

0
Probamos lo último en movilidad urbana y electrica: Smart forfour Electric Drive
h

El urbano de Smart de cinco puertas tiene la mayoría de ingredientes para convertirse en una mejor opción que la de sus térmicos compañeros. La autonomía y el exceso de peso se olvidan gracias a una suavidad, una nula rumorosidad y un par motor dignos de mención. Los coches 100% eléctricos han venido para quedarse. Este pequeño coche, cedido por el nuevo concesionario MB Motors La Maquinista, es un paso hacia el futuro, ni más ni menos. Pocas personas, a día de hoy, se plantean comprarse un coche eléctrico puro. Vamos a obviar por un segundo el tema de la autonomía ya que en un coche pensado para ciudad, se puede volver un tema secundario. La tercera generación de Smart viene de la mano del acuerdo con fabricante francés Renault y que no parece haberle sentado mal a la marca urbana de Mercedes-Benz. El forfour es un coche simpático que gracias a la motorización eléctrica se convierte en una máquina pensada para ofrecer suavidad y calma en medio del estrés de una gran ciudad. El motor, a velocidades bajas, responde con suficiente contundencia para moverse con agilidad pero a medida que te acercas a la velocidad máxima de los “suficientes y limitados” 130 km/h se vuelve algo más perezoso. Este coche es un paso al futuro de la misma manera que los cambios automáticos (y más los de última generación) lo fueron, es decir, suponen un paso sin vuelta atrás. Está comprobado que para la mayoría de conductores que hayan probado un (buen) automático en su día a día, ya nunca querrán volver al manual (salvo aquellos días en que se quiera ir en plan Fitipaldi). Exactamente eso ocurre con este pequeño coche dónde sus 82 CV eléctricos te embriagan de suavidad, de un nivel de rumorosidad prácticamente imperceptible y de una manera de empujar con fuerza y sin titubeos que te hacen plantearte una gran cuestión: ¿Querré volver al anticuado motor de combustión si me acostumbro a esto? Cualquier aficionado al motor tendrá muchas reservas ante esa respuesta pero es muy posible que la solución acabe siendo que ¡No! Ahora toca hablar del dichoso marcador de kilómetros restantes al que cuesta no mirar y a esa sensación continua de pensar que estás usando el acelerador de forma “poco eficiente”. Ese, junto al incremento de masa de más de 150kg son los dos puntos más negativos. El peso no parece ser un gran hándicap puesto que el coche es pequeño y relativamente ágil en curvas aunque con unos límites muy fáciles de encontrar. La autonomía depende de la batería de iones de litio que sirven para mover al Smart durante unos teóricos 150 km, cifra que resulta difícil de creer. Necesita para cargar de 0 a 80% entre 6 y 6,5 horas en una toma de corriente doméstica (12 A). En el mejor de los casos, utilizando un wallbox de 32 A, el tiempo se reduce a 45 minutos. Es posible programar y consultar el proceso de carga de la batería desde una aplicación para teléfonos móviles denominada «smart control App». Aún así parece suficiente para el desplazamiento cualquier comercial que se dedique a dar vueltas por ciudad. El interior del forfour se ve moderno, práctico y de una calidad más que aceptable. Destacan el volante de cuero repleto de botones y un sistema multimedia venido directamente de Renault que, visto sin prejuicios, da un buen resultado. La segunda fila de asientos es bastante justa de espacio, normal para un coche que mide tres metros y medio pero demasiado incomoda para trayectos mínimamente largos. Está en venta por 23 966 euros y a marzo de 2017, el plan de ayudas para la compra de vehículos eléctricos, el plan MOVEA 2017, aún no está listo. Si se aprueba y se mantienen las condiciones del anterior plan, el Smart forfour ED tendrá una ayuda de 5500 euros, por lo que su precio final rondaría los 18 466 €, precio superior a los 15.275€ que cuesta su hermano de combustión con el motor de 90 cv y cambio automático.

Distrigo Promoción Julio

Dejar respuesta