Probamos el SEAT Arona 1.0 TSI 95 CV Xcellence

0
La marca española se rinde a las tendencias del mercado y amplia su familia de SUV con este ágil, moderno y bonito modelo.
h

El nuevo modelo de SEAT ya se postulaba como un superventas desde antes que saliera al mercado, a finales del pasado año. Las previsiones se van cumpliendo y SEAT ha vuelto a encontrar la senda hacia el éxito comercial con un “crossover” que repite la fórmula del Ateca pero con unos centímetros menos.

El nuevo SUV compacto de la firma española está basado en el (también) nuevo Ibiza pero creciendo hasta los 4,14m de longitud y elevando unos centímetros la altura libre al suelo. Estamos hablando de un coche con unas dimensiones contenidas y que ofrece unas capacidades fuera de asfalto muy similares a las de cualquier compacto. En este sentido, ningún modelo de la gama Arona cuenta con tracción integral aunque, dadas las tendencias del mercado, eso no representará ningún problema. El diseño del nuevo SEAT es llamativo y muy fresco y deja notar el enorme trabajo que está realizando la marca, desde hace varios años, para mejorar la percepción de la marca en el mundo. El Arona muestra un comportamiento bastante ágil y noble gracias a un peso que apenas supera la tonelada.

La versión 1.0 TSI, cambio manual y 95cv, que hemos probado ha demostrado contar con suficiente potencia para circular cómodamente tanto en ciudad como por carretera. Solamente al circular por autovías, es cuando se hecha en falta un propulsor un poco más contundente. El consumo del vehículo es contenido aunque dada su potencia, igualmente contenida, es relativamente fácil disparar las cifras cuando le exigimos presteza al Arona.

Los acabados de este modelo, en la versión Xcellence, son francamente buenos tanto en materiales como en los ajustes de los mismos. El Arona exhibe calidad visual y al tacto y cuenta con un completo y moderno sistema multimedia que acaba de redondear este notable vehículo.

Valeo

Dejar respuesta