MyTaller de Solera, digitalizando procesos y tomando el pulso al cliente

0
Se ha presentado la actualización de esta plataforma que pretende interconectar a todos los integrantes del proceso de reparación dando entrada al cliente, pensando en el taller medio español.
h

La evolución tecnológica del vehículo tiende a la conectividad y el taller está obligado a seguir sus pasos si espera estar presente en la reparación del futuro.

Según Solera, experta en soluciones de alto contenido tecnológico para el sector posventa, sólo dos de cada diez talleres españoles están digitalizados, así que han actualizado la solución tecnológica MyTaller por que se interconectan los actores que intervienen en el proceso de reparación (aseguradora, perito, recambista, fabricante y taller) e incorporan al cliente final al proceso de reparación, logrando así hacerla más eficiente en tiempo y forma.

Para hablar de todo ello, esta mañana los directivos de la compañía en nuestro país han convocado a los medios para presentarla.

La reunión la inició Alfonso Poveda, director general regional, quien ha ofrecido algunos datos corporativos, como el que la compañía ofrece sus servicios al sector asegurador y a 20.000 operadores de la posventa, que optimizan la gestión del 50% de las valoraciones de siniestros en todo el mundo (un 75% en Europa), la presencia mundial (lo que hace que sus soluciones estén probadas en diversos escenarios e incorporen las mejores prácticas) o la importancia de la digitalización en los procesos de reparación del futuro “el 80% del vehículo es tecnología, una ciecunstancia que hace necesaria la digitalización”.

Tras su intervención, el responsable de mercado posventa de la compañía, José Luís Gata realizaba una presentación del contexto de la automoción en un futuro: vehículos en un parque envejecido que apenas van al taller, nuevos modelos con tendencia a la conectividad y la descarbonización, restricciones de circulación, nuevas fórmulas de movilidad, confluyendo en la necesidad de la evolución hacia la digitalización de la reparación, lo que supondrá una criba “darwiniana” de los talleres que realicen este paso.

Para ayudarles, se presenta MyTaller, una nueva plataforma, pensada en el taller mecánico de tamaño medio, fundamentalmente, un mercado potencial de unos 14.000 de centros en nuestro país.

A través del móvil, el usuario final puede entrar en la web de MyTaller y consultar el estado de reparación de su vehículo e, incluso, a través de fotografías y vídeos, seguir el proceso.

Además, también se le da voz, pues ofrece al taller la posibilidad de hacer un seguimiento de la satisfacción del cliente posterior a la reparación. De una manera estandarizada y digitalizada, el taller puede consultar al conductor y pedirle que puntúe la experiencia del servicio, lo que le permite identificar las áreas de mejora para fidelizar clientes, un chequeo mucho más productivo y eficaz que antes. ”Este es un proceso que, externalizado, vale mucho dinero, y ahora está a disposición del taller medio”, decía.

La encuesta incorpora una serie de preguntas “tipo” que en un momento dado se podrían llegar a personalizar, y que el usuario vota online calificando, según la percepción del servicio obtenido, de ninguna a cuatro “estrellas”.

MyTaller genera un ecosistema de reparación donde todos los actores pueden acceder a la plataforma y asumir su cometido en contacto directo y constante con el taller. Esto permite al reparador desde una única web poder conectar digitalmente todos los pasos que forman parte del proceso de reparación, desde obtener el presupuesto hasta pedir el recambio (que se realiza a través de InPart, otra solución de la compañía, no en balde su director, Rafael Lorza, estaba presente en la sala). Éste puede ser elegido de canal marquista y multimarca.

El taller puede buscar (mediante la matrícula) el VIN, para llegar a la información técnica necesaria para reparar el vehículo, verificar los recambios a emplear en toda la operación, con precios, enviar el presupuesto que, si es aceptado, genera una OR y la facturación de la operación.

Esta digitalización del proceso supone incrementar la eficiencia de cada operación en el vehículo, pudiéndose acortar todo el proceso en hasta media hora. En este sentido, uno de los pasos con mayor índice de mejora es la siempre sensible petición del recambio, teniendo en cuenta que en un 20% de pedidos hay errores; con la herramienta, esta gestión de se realiza de una manera exacta y además en sólo tres clics, cuando de media el reparador suele tardar siete minutos. “Además, supone que el recambista puede reducir su logística de reparto, un concepto que le supone una inversión enorme”, comentaba.

Según el responsable de Mercado Posventa de Solera, José Luis Gata, “menos coches rentables, más tiempo parados y más tecnológicos. Este es el contexto en el que se tiene que desenvolver el taller, que debe hacerse la pregunta de si es capaz de sobrevivir en este contexto y para salir bien parado debe tecnologizarse. Taller digital no es un eslogan, es un cambio de negocio de puesta al día en un momento en el que la foto del coche y del usuario ha cambiado, pero la del taller sigue siendo la misma. Si no cambia la instantánea, tendrá poco negocio y poco rentable”.

El producto tiene un coste de 800€ por año y usuario que supone rentabilizarlo (“si un recepcionista logra absorber 12 entradas de media por día, un solo mecánico atendería 1000 talleres. Más allá de esta cifra implicaría tener que utilizar otro usuario.

La campaña de venta de este producto ya se ha iniciado, apoyándose también en la distribución para q propongan a sus talleres la digitalización, comentándose en la reunión que las plataformas posventa de los constructores ya se han interesado por ella.

Mann+Hummel

Dejar respuesta