El LED la iluminación del futuro y el taller

0
Representantes de ‘Elige calidad, elige confianza’ reflexionan sobre los sistemas de iluminación en la automoción del futuro orientadas a aumentar la seguridad y el confort en la conducción.
h

La iniciativa ‘Elige calidad, elige confianza’ (ECEC), liderada por ATE, BOSCH, BREMBO, DAYCO, GATES, HELLA, KYB, MAGNETI MARELLI, MANN-FILTER, NTN-SNR, PHILIPS, SKF, TEXTAR, TRW, VALEO, VARTA, VDO y ZF, componentes de automoción de primer equipo, reflexiona sobre el LED como sistema de iluminación en los vehículos del futuro. Al comparar las diferentes tecnologías, (LED, halógena y xenon), el análisis que hacen Philips, Magneti Marelli y Hella –marcas miembro de ECEC vinculadas a la iluminación-, concluye que halógeno y xenon reducirán su cuota de mercado de forma progresiva en favor de la tecnología LED, dado que “ofrece capacidades y soluciones técnicas más avanzadas orientadas aumentar la seguridad y el confort en la conducción”.

Esta proyección a futuro ya se está dejando notar en la realidad de los talleres de reparación, que ven aumentar las visitas de clientes con vehículos dotados de iluminación LED.

Así, para ECEC, tres son los aspectos que los profesionales mecánicos deben tener en cuenta ante reparaciones relacionadas con la iluminación LED: una mayor complejidad de las averías dada la incorporación de componentes electrónicos, la necesidad de hacer reemplazos de la óptica completa y la importancia de la instalación de equipos originales.

Todo profesional de la mecánica de reparación debe tener en cuenta que en la tecnología LED los proyectores incorporan soluciones técnicas muy avanzadas, con gran cantidad de componentes electrónicos,  que posibilitan diferentes funciones (luz adaptativa, luces largas automáticas, luces para clima adverso, entre otras). Al aumentar el número de componentes, la complejidad también aumenta, por lo que surgen diferentes tipos de averías que el taller debe ser capaz de solucionar.

A la hora de hablar de reemplazos, el profesional mecánico ha de tener en consideración que, en el caso del LED, el recambio deberá ser de la óptica completa, no solo de la lámpara, pues generalmente se presentan como ópticas integradas (luminarias). Además, el reemplazo de lámparas halógenas o xenon por bombillas LED retrofit no es legal para circular en vía pública. Y es que las lámparas LED retrofit -diseñadas para faros halógenos-, no están homologadas para vía pública. Ello se debe a que los Estados miembros de la Unión Europea aún no han incorporado a sus legislaciones la normativa que autoriza el uso de estas lámparas.

Por último, un factor muy a tener en consideración por los profesionales mecánicos es la importancia de la instalación de equipos de calidad en elementos tan importantes para la seguridad como lo es la iluminación. En la actualidad, el número de componentes electrónicos que incorporan tanto faros como pilotos se ha incrementado de forma exponencial, a la par que lo ha hecho la complejidad de los mismos. Hoy día, los faros tienen funciones adaptativas para cada situación en carretera, de modo que la cantidad de operaciones que realiza el faro es enorme. Por este motivo, estos componentes deben ser de calidad, suministrados por fabricantes de equipo original, con los correspondientes tests conforme a las condiciones demandadas por el fabricante y sobre los estándares más elevados, de modo que sean capaces de ofrecer una iluminación de máxima calidad en cualquier contexto.

La iluminación del futuro

Desde ECEC se reflexiona sobre la evolución de los sistemas de iluminación. “Sin duda, el LED ganará terreno a halógenos y xenon, pues supone una mejora en términos de seguridad, confort y diseño”, asegura la iniciativa.

Del análisis que Philips, Magneti Marelli y Hella hacen de las tres tecnologías, se concluye que en cuanto al haz de luz emitido, la óptica integrada del LED favorece una temperatura a color más blanca, a partir de 5.100K, lo que permite un mayor contraste y una mejor visualización de la señalética vial, frente al xenon (por debajo de los 5.000K).

Disponer de varias fuentes de luz para una o varias de sus funciones dota de versatilidad a esta tecnología, lo que permite a los fabricantes decidir cuántos o qué LED se encienden en cada momento en función de, por ejemplo, tipo de carretera, velocidad, ángulo de giro, obstáculos… Además, la temperatura de la luz es mucho más fría que la del xenon o la del halógeno, lo que hace que el LED resulte más confortable a la vista del conductor.

En cuanto a la vida útil de cada sistema, la del LED también se sitúa por encima de la del xenon y es diez veces superior al halógeno. Respecto al consumo, el del LED es hasta un 40 por ciento inferior al de una bombilla incandescente.

En este sentido, el LED constituye la tecnología más adecuada para cumplir con la futura legislación orientada a la reducción de emisiones contaminantes. Su eficiencia se traduce en un menor consumo de combustible y, en consecuencia, en un menor número de emisiones.

Otro aspecto que hace del LED la opción más atractiva se vincula a la estética del vehículo, pues permite una mayor libertad de diseño para los fabricantes. De hecho, los faros delanteros se han convertido en la principal seña de identidad de marcas y modelos.

Dejar respuesta