Las cifras 2018 de los fabricantes de componentes, al alza

0
La facturación de recambios para la posventa también crece.
h

Los datos de la industria española de fabricación de componentes de automoción ofrecidos por SERNAUTO fueron positivos en 2018, ya que su facturación creció un 2,6% más que el año anterior alcanzando los 37.170 millones de euros.

Esta cifra, algo moderada, no deja de ser una buena noticia, teniendo en  cuenta el estancamiento de la producción de vehículos a nivel nacional, la incertidumbre (en gran parte debido a la demonización de determinadas propulsiones energéticas por parte del Gobierno, a las acciones restrictivas en las ciudades para prevenir la contaminación) y las tensiones políticas y comerciales en la esfera internacional.

De esa facturación, el mercado nacional ha supuesto 15.755 millones de los que 10.270 corresponden al suministro de equipos y componentes a los fabricantes de vehículos (-5,9%) y 5.485 millones de euros proceden del mercado de recambios, una buena cifra esta última ya que ha significado un incremento del 3,2%.

La exportación sigue siendo fundamental, y en 2018 ha alcanzado un nuevo récord: 21.415 millones de euros (un 7% más que en 2017), cifra que representa el 57,6% de la facturación. Ello gracias (como explicaban la presidenta de la entidad, María Helena Antolín y el director general, José Portilla) a las numerosas misiones comerciales, como la que se produjo el pasado año en Irán o en Dubái. De hecho, en las ferias de la posventa, y gracias a la colaboración con ICEX, el pabellón de fabricantes de componentes español está presente mostrando la “marca España” basada en la calidad y la tecnología.

Y es que la cifra de I+D+i de los fabricantes de componentes sigue siendo ejemplar: los fabricantes siguen trabajando duro para ser competitivos y ofrecer las soluciones más innovadoras estando en línea con las nuevas demandas tecnológicas y las tendencias en suministro energético de las propulsiones, no olvidemos que actualmente aportan el 75% del valor del vehículo y quieren seguir así, pese al decrecimiento en piezas (si bien se incrementa su valor por la mayor aportación tecnológica de los componentes). En 2018 la cifra de I+D+i fue de un 1.545 millones de euros, un 4,25 de la facturación.

Ante este hecho, portilla afirmaba que “el I+D+i es la proa de la evolución del sector de componentes” si bien solicitaba al Gobierno una estrategia-país para apoyar esa evolución tecnológica cosa que ya han manifestado en las reuniones mantenidas con diferentes miembros del Ejecutivo en el marco del Acuerdo Estratégico (o durante la visita de la Ministra de Industria a la pasada edición de Motortec AM), donde se demandaron medidas urgentes como el achatarramiento, acciones presupuestarias, la equiparación de criterios fiscales de producción y procesos (cuya diferencia es actualmente del 12%) y el traslado a la opinión pública de que los motores de combustión interna cumplen con las disposiciones medioambientales europeas, transmitiendo tranquilidad y confianza. “El sector está plenamente comprometido con la descarbonización y ya está trabajando para responder ante las demandas de nuevas propulsiones, sean electrificación, gas o hibridación” decía Portilla, pero manifiestan que eso sólo se consigue con una neutralidad tecnológica y una transición ordenada. “La clave es la flexibilidad, y el sector está siendo flexible  trabajando en aspectos para la Euro VI, la pila de hidrógeno o los biocombustibles, para el futuro pero también en cuestiones de hoy como los sistemas ADAS, hacia la conducción autónoma de nivel 4 y 5; recordemos que España está más avanzada que otros países en pruebas de conducción” abundaba Antolín.

Los fabricantes siguen trabajando en aspectos como captación y retención del talento (importante en aspectos cada vez más necesarios como la inteligencia artificial o Big Data) y, en lo que al recambio supone, y pese a la aparición de nuevos actores (online o las estrategias de los constructores con sus marcas propias) el Plan Estratégico de la Comisión de Recambios está funcionando bien (no en balde ese crecimiento del 3,2%).

Las previsiones para 2019 se sitúan en la ralentización pero manteniendo la facturación, si bien afirmaban que estas previsiones se ajustarán en sucesivas reuniones de la Junta directiva en el futuro.

Mann + Hummel 2019

Dejar respuesta