Gran éxito de la celebración del centenario de Citroën

0
Una gran fiesta en el Circuito del Jarama.
h

El Circuito del Jarama se vistió de gala para celebrar los cien años de Citroën y poner a prueba las prestaciones SUV de su lanzamiento más reciente: el Nuevo SUV Citroën C5 Aircross.

En su fiesta de cumpleaños, Citroën ha repasado un siglo de historia del automóvil recordando sus modelos míticos y ofreciendo la posibilidad de probar su gama actual. Además, 400 personas que conducen un modelo de la marca no dudaron en traer su Citroën a esta concentración y compartir qué lo hace tan especial. Entre ellos, más de 140 vehículos clásicos.

La celebración también ha sido una oportunidad para conocer a Pepe López y Borja Rozada, el tándem que defiende los colores de Citroën en el Supercampeonato de España de Rallies a bordo del Citroën C3 R5, que estuvo expuesto en el circuito madrileño.

“El centenario de Citroën es la ocasión perfecta para mostrar cómo la marca ha ofrecido soluciones diferentes e innovadoras que han marcado cada época y, sobre todo, para acercarse a las personas, principales inspiradoras de esos avances técnicos y de diseño que han jalonado la historia del automóvil. Esta celebración en el circuito del Jarama ha sido un éxito; una cita ineludible en la que se han mostrado Citroën de todas las épocas, desde auténticas reliquias hasta nuestra gama actual, y se han vivido 100 años de innovación y diseños únicos”, ha afirmado Eduardo García Nieto, director de Marketing de Citroën para España y Portugal.

El Circuito del Jarama se convirtió en un museo del automóvil, con la exposición de los modelos más legendarios de la historia de la marca. Los visitantes pudieron contemplar el Tipo A, el primer Citroën, junto a los Traction Avant 11 y 15, el bohemio Citroën 2 CV, el playero Méhari, el Citroën GS, que popularizó la suspensión hidroneumática en España…

Un guiño a la nostalgia en el que también pudieron participar las personas que conducen modelos de la marca. Varios centenares de ellos no dudaron en participar en una concentración de vehículos Citroën de todas las épocas, con especial atención a los automóviles matriculados en el siglo XX. Los “citroenistas” pudieron aparcar su joya en un parking especial, para poder mostrarlo a otros aficionados a la marca e intercambiar impresiones, además de poder recorrer el circuito y participar en un concurso para premiar al “Citroën mejor conservado”. Un total de 142 vehículos clásicos, mantenidos en orden de revista, pudieron contemplarse en el Circuito del Jarama.

La celebración del centenario de Citroën también fue una cita para toda la familia. En el paddock del circuito se pudo disfrutar de una zona de actividades infantiles, música en directo, food trucks y puestos de merchandising de la marca.

Dejar respuesta