Desaparece la prohibición de venta de diésel en 2040 del PSOE

0
Una medida que Sánchez tuvo que rectificar, tras las declaraciones desde Bruselas, que ha sido valorado positivamente por el sector.
h

Si bien el PSOE planteaba prohibir a partir de 2040 la venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono (medida presentada en la propuesta de pacto de investidura a la formación Unidas Podemos), ahora lo que defiende es, de acuerdo con la normativa europea (tal como recordaba la comisaria europea de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska, de lo que hablábamos aquí), adoptar las medidas necesarias para que turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que no más tarde del 2040 sean de emisiones cero, para lo que se trabajará con el sector.

Ante esta rectificación, el sector (las entidades ANFAC, FACONAUTO, ANIACAM, SERNAUTO, GANVAM) han valorado positivamente la modificación de la medida 256 que figuraba en la Propuesta Abierta para un Programa Común Progresista del PSOE.

Las asociaciones en su conjunto entienden que esta nueva redacción, que descarta una prohibición expresa, va en línea con el trabajo realizado con el Gobierno de cara a diseñar un Plan para la Automoción, con medidas estratégicas que avancen en esta transformación del sector, tanto a nivel industrial como de mercado. En una nota emitida a este respecto, hacen saber que el sector al completo necesita medidas que favorezcan la competitividad industrial, que atraigan nuevos modelos e inversiones y que fortalezcan el mercado de cara a aumentar las ventas de los vehículos más eficientes. Por eso, resalta positivamente estas conversaciones para llegar a un acuerdo marco favorable, que refuerce la competitividad del país en la transición de la movilidad del futuro.

El establecimiento de límites intermedios de cara al objetivo de descarbonización del parque en 2050, como establece la UE y como están comprometidos todos los agentes del sector, supone dar estabilidad y certidumbre, tanto a los fabricantes de vehículos y componentes, como a la distribución y a los compradores, dicen las entidades.

La sociedad, sigue diciendo el texto de la nota, necesita certidumbre y conocer que la transición en nuestro país hacia una movilidad sostenible se hará de un modo ordenado, equitativo, teniendo en cuenta sus necesidades y acorde siempre un calendario realista en cuanto al desarrollo y mejor aprovechamiento tecnológico de los vehículos.

En este sentido, apostillan, la completa oferta actual de los vehículos nuevos, con todas las tecnologías, juegan un papel esencial en este proceso, ya que cumplen la normativa de medición de emisiones más exigente del mundo. De este modo, los compradores pueden estar seguros de que pueden resolver sus necesidades de movilidad a través de cualquiera de las tecnologías disponibles actualmente en el mercado.

Dejar respuesta