El sistema ABS de Continental cumple 50 años

0
Continental presentó por primera vez un sistema ABS en la feria IAA de 1969, en Frankfurt.
h

La IAA de Frankfurt de otoño de 1969 marcó un antes un después en la conducción. Continental presentó mundialmente el MK I, el primer sistema de frenos antibloqueo (ABS).

La idea de evitar que las ruedas se bloqueen cuando el coche frena de forma inesperada ya se les había ocurrido a los diseñadores de vehículos en la década de 1920, pero solo fue posible encontrar una solución a este problema cuando se desarrolló una tecnología efectiva. A partir de 1965, los ingenieros de Teves (más tarde ITT-Teves, empresa que pasó a formar parte de Continental en 1998) trabajaron en un sistema antibloqueo para turismos. A partir de los años 70, se utilizaron circuitos integrados basados en una tecnología de circuitos analógicos para regular la presión de los frenos y evitar así el bloqueo de las ruedas. El sistema fue presentado en la IAA hace ya 50 años, en 1969.

Un sistema revolucionario

Esta tecnología sólo se utilizó inicialmente en 36 vehículos de prueba para la policía sueca. No fue hasta 1984 cuando se produjo el gran avance tecnológico. A diferencia de los sistemas de la competencia que ya estaban en el mercado, Teves, que ahora forma parte de Continental, lanzó el MK II, el primer sistema ABS del mundo para turismos controlado por un microprocesador. En Norteamérica estaba disponible para el Lincoln Continental, mientras que en Europa esta tecnología se convirtió en una característica estándar del Ford Scorpio.

El MK II fue el primer sistema ABS del mercado que combinó la función de frenado, el elevador de presión, el control hidráulico y el sistema antibloqueo de frenos en una unidad compacta. Poco después también se integró un sistema de control de tracción.

El posterior sistema MK IV comenzó a producirse en serie en 1989 y, por primera vez, incluía un sistema electrónico de distribución de la fuerza de frenado, haciendo superfluos los componentes mecánico-hidráulicos. Los desarrolladores de Continental dieron otro paso adelante en 1995 al integrar el control electrónico de estabilidad (ESC) en el sistema MK 20 y, además, con un diseño innovador. En este nuevo modelo, que se ha convertido en el estándar a nivel mundial, el motor está situado en la parte superior, el bloque de válvulas en el centro y la tecnología en la parte inferior, haciendo de base. Los sistemas antibloqueo de Continental siguen basándose en este principio y la modularidad de las variantes de equipamiento (ABS, ABS + TCS, ESC) satisface de forma óptima las necesidades de los clientes.

Actualmente, un sistema ABS está equipado con hasta 50 funciones adicionales y de seguridad, como la liberación automática del freno de mano al arrancar, asistencia para el arranque en pendiente o como un componente importante de los sistemas de control de velocidad adaptativos. Y todo ello en tan solo dos kilos y ocupando el mismo espacio que una cámara réflex de un solo objetivo.

Salva vidas

La introducción del sistema ABS ha mejorado significativamente la seguridad vial. Desde 2004 es obligatorio por ley para todos los vehículos nuevos en Europa. Desde la introducción de los primeros sistemas a finales de los años 70, el número total de víctimas mortales en carretera ha disminuido y también ha contribuido a prevenir los accidentes en moto mediante el sistema ABS estándar.

 

 

Delphi 2019

Dejar respuesta