Los talleres vascos facturarán 228 millones menos por el coche eléctrico

0
Esto supone una pérdida de casi el 40% de su facturación, según datos de un estudio de Solera.
h

La experta en inteligencia del automóvil, Solera, estima que, con la electrificación del parque, los talleres de reparación y mantenimiento del País Vasco perderán 228 millones de euros de su facturación. Son datos del informe “La descarbonización de la posventa” que ha presentado en Bilbao en la I Jornada de Automoción del País Vasco, que ha organizado Faconauto y con el que se ha analizado el impacto de la cuenta atrás del diésel y gasolina promovida por la administración a partir del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y que abre la puerta para 2050 a una movilidad eléctrica, con todo lo que supone para la industria del automóvil y la posventa.

Esto supone casi un 40% de sus ingresos. Concretamente, si el sector de la posventa en el País Vasco factura 601,4 millones de euros, en una prospección a 30 años pasaría a ingresar 373,6 millones porque los vehículos de combustión interna necesitan de una serie de mantenimientos preventivos que con el eléctrico desaparecen. Los vehículos de combustión integran 25 piezas y elementos que no se encuentran en los eléctricos, como son el aceite, filtros de aceite, correa de distribución, bujías, inyectores, escapes, etc., y que entre todos ellos superan los 15.000 euros. Una pérdida de ingresos que no se compensa con el “efecto batería” pues si bien es una pieza costosa -con un precio medio de más de 11.000 euros- tiene el hándicap de que el paso por boxes para cambiarla es cada diez años, una horquilla de tiempo mucho mayor que el requerido por las piezas de mecánico de un diésel o gasolina.

No obstante, en País Vasco como en el resto de España, la electrificación es aún muy incipiente. El eléctrico apenas representa el 0,03% de los coches que circulan por las carreteras vascas, debido a que aún se han de superar algunos obstáculos relacionados con la autonomía de las baterías, la falta de infraestructura de recarga y el precio de sus modelos que, salvo contadas excepciones, supera los 25.000 euros de media.

Para el responsable de Mercado Posventa de Solera, José Luis Gata, “los talleres deben tener un ojo puesto en el futuro, en la descarbonización del parque y el auge de otras motorizaciones alternativas como la eléctrica, pero lo cierto es que su principal amenaza ahora mismo es la cuenta de resultados y la tecnología de los vehículos. Un taller tiene que digitalizar sus procesos para ser eficiente y poder prestar servicio a los coches actuales y futuros, cada vez más conectados y más equipados tecnológicamente”.

Delphi 2019

Dejar respuesta