NGK NTK: Crecimiento a través de la red de producción global

0
Según la compañía ha supuesto tener éxito durante más de 80 años y consideran que la fortaleza que le permitirá afrontar el futuro.
h

Como confirma Damien Germès, Presidente Regional EMEA, Presidente y CEO NGK SPARK PLUG EUROPE y Oficial Corporativo: “Nuestra red de producción ofrece creación de valor añadido al mundo. No sólo estamos trabajando para expandir nuestra participación de mercado, también estamos contribuyendo a una sociedad sostenible mediante el desarrollo de productos relacionados con el medio ambiente, la energía, los vehículos de próxima generación y el campo médico. Al combinar nuestras fortalezas de fabricación con la mentalidad correcta, podemos aceptar los desafíos de la nueva era”.

La escala y el alcance de las actividades de NGK SPARK PLUG son impresionantes. Emplea a casi 16,000 personas en 41 filiales, tiene cuatro centros técnicos y numerosas oficinas de ventas en 21 países de todo el mundo. Pero su activo de capital clave es una red en continuo crecimiento de 29 plantas de producción, con una impresionante capacidad anual de alrededor de mil millones de bujías vendidas en más de 160 países.

Desde esa base, la compañía se ha convertido en un especialista en sensores y piezas de encendido líder en el mundo para motores de 4 ruedas, 2 ruedas, industriales, náuticos, jardinería, agricultura y otros motores de combustión interna, que suministra tanto al equipo original (OE) como al sector de recambio independiente (IAM). Gestionados por su unidad de negocio de Componentes Automotrices, estos mercados generaron el 80% de las ventas netas de NGK SPARK PLUG en el año fiscal 2018. La compañía también destaca en tecnologías cerámicas de vanguardia para aplicaciones que mejoran nuestra vida diaria, como ordenadores, comunicación óptica, redes inalámbricas, equipos médicos, espaciales y aeronáutica.

Global pero local

La extensa infraestructura que NGK SPARK PLUG ha creado para suministrar estos productos altamente especializados combina la capacidad global con conocimiento y flexibilidad localizados; situándola en una posición única. Organizados en cinco regiones clave: EMEA (Europa, Medio Oriente y Sudáfrica), América del Sur, América del Norte y Australia, Asia y Japón, donde se encuentra la sede mundial; las plantas y sus sucursales se encuentran cerca de los principales clientes de equipos originales. Incluyendo la generación de muchas materias primas, la mayoría de sus piezas OE y Aftermarket se fabrican internamente. En la mayoría de estos lugares se fabrican múltiples referencias de bujías, para garantizar una disponibilidad geográfica óptima. Sin embargo, ciertos artículos especializados, como los aisladores, son producidos principalmente por la compañía en Japón y ensamblados localmente.

Nuestra red de fabricación y ventas internacional, aunque regional, significa que podemos producir una alta calidad constante y responder a las expectativas del rápido desarrollo de nuestros clientes en cualquier parte del mundo“, continúa Germès. “Estas también son las mismas cualidades que nos ayudarán a tener éxito en el futuro. A medida que los nuevos sistemas de propulsión, la globalización, la digitalización, la competencia y las reglamentaciones ambientales modifiquen la movilidad y las industrias de cerámica técnica, nuestra organización está en la mejor posición posible para evolucionar y aprovechar nuevas oportunidades”.

De Japón al mundo

El viaje de la compañía hacia la expansión comenzó en Nagoya, Japón. En 1919, el empresario Magoemon Ezoe decidió “fabricar bujías usando cerámica, una especialidad de nuestro país, Japón”, y nació NGK INSULATORS. La escisión de su división de bujías en 1936 creó NGK SPARK PLUG. A finales de la década de 1950, la economía de Japón se estaba expandiendo rápidamente, y a medida que aumentaron sus exportaciones, NGK SPARK PLUG aprovechó la oportunidad para abrir su primera base en el extranjero, en Brasil. Su filial europea, ahora llamada NGK SPARK PLUG EUROPE, abrió en 1979; y el año pasado sus ventas en la región EMEA representaron el 26.1% de la facturación global. De sus siete plantas, las de América producen bujías y sensores, mientras que las de Europa y Sudáfrica se centran en las bujías. Las regiones en desarrollo también están bajo el microscopio de la compañía. “Estamos llevando nuestra red de producción y ventas a toda velocidad en Brasil, Rusia, India y China, así como en otros mercados emergentes“, dice Germès.

Nuestros resultados financieros han seguido siendo excelentes, pero debemos administrar el negocio con astucia y responder a la evolución futura del mercado“, Damien Germès, Presidente Regional EMEA

Sin embargo, ahora el énfasis principal está en optimizar los activos existentes. “Nos hemos centrado en aumentar nuestras capacidades en cada espacio en lugar de abrir otras nuevas. Por ejemplo, estamos ampliando nuestra capacidad de bujías en Tailandia. La planta de Komaki se está reconstruyendo, y planeamos mejorar la automatización en la fábrica. Es una política de inversión y mejora continua”.

Valor añadido

El éxito de cada fábrica de NGK SPARK PLUG se basa naturalmente en un marco más amplio de innovación, logística, garantía de calidad e incluso preparación para la recuperación ante desastres, lo cual recibe una inversión significativa.

Las técnicas de fabricación están en los niveles más altos de toda la empresa, con la robotización como parte de ella. “Nuestros sistemas están en continua evolución. Ya usamos robots de transferencia automática e inspección de imágenes cuando corresponde. También podemos incorporar inteligencia artificial (IA) e Internet de las cosas (IoT) para aumentar la conectividad entre nuestras máquinas y hacer un uso avanzado de los datos que generan”, revela.

En términos de gestión de calidad, la mayoría de las plantas NGK SPARK PLUG están certificadas según la norma ISO 9001: 2015, ISO TS 16949 y el estándar Industry Automotive Task Force, IATF16949. El concepto de calidad también es impulsado por los empleados, gracias a una filosofía corporativa compartida conocida como “Nittoku Way”. Germès explica: “Parte de esto, ise Shisei-Shinjitsu, significa “Sinceramente, demos lo mejor de nosotros”. Esto inspira a nuestros equipos en todas las fábricas, todos los días”.

El enfoque medioambiental de la empresa es igualmente fundamental en sus plantas. Además de contar con la certificación ISO 14001: 2015, que verifica su excepcional responsabilidad medioambiental, la empresa cuenta con una política de todo el grupo para garantizar una conservación medioambiental sistemática y efectiva. Bajo ‘Global Eco Vision 2020’, establecido en 2016, la gestión responsable de ‘recursos naturales’, ‘calentamiento global’, ‘químicos tóxicos y peligrosos’ y ‘calidad clave (productos ecológicos)’ se abordan de manera proactiva a través de una amplia gama iniciativas especiales.

El toque personal

El tamaño y el alcance de la huella de producción de NGK SPARK PLUG aporta otra ventaja importante: el conocimiento. Al compartir las plantillas con mejores practicas a través de las fronteras internacionales, toda la organización puede mantenerse a la vanguardia del campo.

Las fábricas de NGK SPARK PLUG también llegan fuera de la empresa de varias maneras. Los fabricantes y distribuidores de automóviles visitan regularmente sus instalaciones para ver la fabricación en acción cuando se lanzan nuevas líneas y productos. Cada planta también trabaja en estrecha colaboración con su comunidad local. “Más de 1,000 residentes participaron en recorridos por las plantas el año pasado para obtener una idea de lo que hacemos”, agrega Damien Germès. “Vemos tales iniciativas como una forma clave para mejorar las comunicaciones y la comprensión con nuestras comunidades, así como para recopilar comentarios y buena voluntad en el camino”.

Mirando hacia el futuro, NGK SPARK PLUG ya está evolucionando su infraestructura de producción global para optimizar aspectos adicionales de movilidad o incluso campos completamente nuevos. “Nuestras opciones estarán determinadas por la inteligencia empresarial, las tecnologías y factores económicos, ambientales y de mercado más amplios“, concluye Germès. “Podemos esperar tiempos emocionantes y desafiantes en el futuro, haciendo que nuestra empresa se ajuste al futuro“.

Fábrica primero

Japón sigue siendo el corazón de fabricación de NGK SPARK PLUG, sede de su central y cuatro de sus plantas de producción más grandes.

Su sede mundial en Nagoya, la capital de la Prefectura de Aichi en Japón, se encuentra junto a una gran fábrica de bujías, la primera de la compañía, en el mismo sitio.

Cerca de allí, la planta de Komaki, que fabrica bujías, sensores, componentes de semiconductores, cerámica fina y productos médicos, es la planta individual más grande de la compañía en términos de huella, así como su mayor ubicación de empleo individual, con casi 4.000 personas.

Japón también alberga la planta de bujías de mayor volumen del especialista en ignición en todo el mundo, la fábrica Miyanojo, con sede en la isla de Kyushu, que produce cientos de millones de bujías cada año.

Para NGK SPARK PLUG, uno de los mayores proveedores de piezas de automóvil y cerámicas técnicas a nivel mundial, la red de producción global que lo ha ayudado a tener éxito durante más de 80 años es la fortaleza que le permitirá afrontar el futuro.

Nuevos retos

Los motores de automóvil compactos y reducidos (downsized) se han vuelto cada vez más comunes en la lucha para mejorar el ahorro de combustible y reducir las emisiones. Para adaptarse a este reducido espacio, las bujías ahora deben ser más delgadas y largas. También tienen que producir el mayor rendimiento de encendido en un entorno operativo cada vez más difícil.

Crear las secciones aislantes de cerámica ultra delgadas que se requieren para las bujías en estas condiciones es solo una de las tecnologías de precisión que las fábricas de NGK SPARK PLUG producen cada día.

Calidad uniforme

Fue el primer presidente de NGK SPARK PLUG, Magoemon Ezoe, quien estableció por primera vez la actitud inflexible de la compañía hacia la calidad que hoy en día continúa cada empleado. “Supongamos que producimos solo un producto defectuoso por cada 1,000 productos“, dijo. “Para el cliente que compra ese producto, nuestra tasa de defectos es del 100%“.

Mann + Hummel 2019

Dejar respuesta