Bosch y Mercedes-Benz: piloto de vehículo automatizado

0
En San José, Silicon Valley (EEUU), y con un conductor que sólo supervisa.
h

El proyecto conjunto de Bosch y Mercedes-Benz para desarrollar la conducción urbana automatizada ha entrado en una nueva etapa. Ambas compañías ponen en marcha en la ciudad de Silicon Valley de San José un proyecto piloto para el servicio de transporte de pasajeros que utiliza vehículos Mercedes-Benz Clase S automatizados. Supervisados por un conductor, estos vehículos se trasladan entre el oeste de San José y el centro, a lo largo de las calles San Carlos Street y Stevens Creek Boulevard. El servicio estará inicialmente disponible para un grupo seleccionado de usuarios que, mediante una aplicación desarrollada por Daimler Mobility AG, pueden reservar un viaje en los vehículos automatizados Clase S desde un punto de recogida definido hasta su destino.

Bosch y Mercedes-Benz esperan que estos ensayos les proporcionen información valiosa para el posterior desarrollo de su sistema de conducción automatizada SAE Nivel 4/5. Los socios esperan, igualmente, obtener más información sobre cómo pueden integrarse los coches autónomos en un sistema de movilidad intermodal, que incluye también el transporte público y el uso compartido del automóvil.

A mediados de 2017, San José fue la primera ciudad de EE.UU. en invitar a empresas privadas a realizar pruebas de campo de conducción automatizada y analizar los crecientes desafíos del tráfico rodado. Especialmente en el tráfico urbano congestionado, una detección permanente de 360 grados de los coches sin conductor puede mejorar la seguridad y, además, su estilo de conducción suave puede mejorar el flujo del tráfico.

Desde agosto hasta noviembre, los representantes del proyecto se unieron al personal de la ciudad de San José para discutir el proyecto con varias organizaciones comunitarias. En siete reuniones con grupos de vecinos y empresas a lo largo del corredor, el equipo discutió los objetivos del proyecto, mostró la tecnología del vehículo, explicó las capas de redundancia de seguridad integradas en el proyecto y tomó sugerencias para futuros casos de uso.

Desde hace unos dos años y medio, Bosch y Mercedes-Benz han estado trabajando juntos en soluciones para la conducción automatizada en las ciudades. Su objetivo común es un sistema de conducción SAE Nivel 4/5 para vehículos totalmente automatizados sin conductor, incluyendo el software para la gestión del vehículo. Sin embargo, no están interesados en los prototipos, sino que desean desarrollar un sistema listo para producción, que pueda integrarse en diferentes tipos y modelos de vehículos.

En su trabajo para desarrollar software que controle el movimiento del vehículo, ambos socios no confían únicamente en la inteligencia artificial y en los kilómetros de prueba. Sus ingenieros también usan simulaciones y pistas de prueba especialmente diseñadas para abordar situaciones específicas de conducción que, muy raramente, ocurren en el tráfico vial. Con este propósito, los ingenieros del centro tecnológico y de pruebas de Immendingen, Alemania, pueden utilizar una pista de pruebas de 100.000 metros cuadrados, diseñada especialmente para la conducción automatizada. Allí, se pueden reproducir situaciones de tráfico complejas con extrema precisión y con la frecuencia que se desee. Para Bosch y Mercedes-Benz, la seguridad y la minuciosidad son las principales prioridades. Además, su alianza no se refiere exclusivamente a las condiciones de la carretera y del clima en Estados Unidos.

Mientras que una parte del equipo tiene su sede en Sunnyvale, una ciudad de Silicon Valley entre San José y San Francisco, otra parte compuesta por ingenieros de ambas compañías trabaja en el área de Stuttgart.

Los conocimientos de Bosch, que van desde sensores, unidades de control y sistemas de control de dirección y frenos hasta subsistemas automotrices completos, se pueden complementar perfectamente con los largos años de experiencia de Mercedes-Benz en integración de sistemas y fabricación. La división del trabajo dentro del proyecto no es diferente. La tarea de Mercedes-Benz es preparar el sistema de conducción desarrollado conjuntamente para su instalación en el vehículo y proporcionar los vehículos de prueba, los bancos de ensayos y las flotas de prueba necesarias. Por su parte, Bosch desarrolla y fabrica los componentes para la conducción urbana automatizada que la alianza ha identificado.

Especialmente para su proyecto piloto de servicio automatizado VTC, Bosch y Mercedes-Benz han aceptado un nuevo socio: Daimler Mobility AG está desarrollando y probando una plataforma de flota para acompañar la fase operativa piloto. Esto permite a potenciales socios de transporte de pasajeros integrar fácilmente los vehículos autónomos de Mercedes-Benz en su cartera de servicios. La plataforma gestiona vehículos tanto autónomos como convencionales, incluyendo la operación y el mantenimiento. En otoño de 2019, entró en marcha un servicio de movilidad basado en aplicación para vehículos Mercedes-Benz de conducción convencional en Bay Area. Este servicio también está disponible en la capital alemana, Berlín.

Distrigo

Dejar respuesta