MANN+HUMMEL contra el cambio climático

0
Fue el primer proveedor de automóviles del mundo en emitir un bono verde como instrumento de financiación.
h

A dos días de dar por finalizada la Cumbre del Clima COP25, todavía son muchas las incógnitas que hay sobre la mesa de negociaciones en torno a cómo se debe actuar para resolver el problema del cambio climático. Aunque la falta de consenso en Madrid no impediría que el Acuerdo de París entre en vigor por completo en 2020, y es que el pasado mes de noviembre, el Parlamento Europeo ya declaró que el planeta está en estado de “emergencia climática” y es necesario actuar de inmediato. Una declaración simbólica con el objetivo de llamar la atención para que la clase política, las empresas, y la sociedad en general redoble sus esfuerzos en la lucha contra el calentamiento global, con el foco de conseguir la neutralidad de carbono en el año 2050.

La COP25 actúa también como termómetro para evaluar el grado de “ambición” de cada participante por alcanzar los objetivos y salvar a la humanidad del desastre climático. Mientras se espera una resolución, las empresas ya están marcando su hoja de ruta con la que pretenden alcanzar sus objetivos medioambentales.

El grupo MANN+HUMMEL, consciente de la necesidad de adoptar medidas urgentes para frenar el calentamiento global, lleva varios años impulsando iniciativas que contribuyen a avanzar en la transición ecológica y hacia una economía baja en carbono. “Con nuestro programa de financiamiento verde estamos aplicando nuestra dilatada experiencia en el campo de la filtración, separando lo útil de lo dañino. Este año sacamos el segundo bono verde, el primero fue en 2017 y nos convirtió en el primer proveedor de automoción en el mundo que lo hizo. En esta ocasión se utilizará para financiar proyectos en los ámbitos de la filtración del aire y del agua, las energías renovables, la sostenibilidad y la protección del medio ambiente“, añaden desde el grupo alemán.

Además, la compañía lleva a cabo otras acciones con el fin de cumplir con los objetivos marcados en su planta en España: reducción del consumo de energía y residuos para reducir el impacto ambiental; aplicación de la regla ecológica de las 3R: consumo responsable, reutilización del desecho y reciclado externo; control exhaustivo de la gestión de los productos químicos; intensificación de las acciones para la reducción de la huella de carbono y colaboración con otras compañías para el aumento del consumo de energía verde. “A partir del día 1 de enero del 2020, comenzaremos a colaborar con una empresa energética que nos garantiza que la misma cantidad de energía consumida por nuestra compañía se generará a partir de fuentes renovables como hidráulica, eólica o solar o bien por cogeneración de alta eficiencia” afirman desde MANN+HUMMEL Ibérica.

Como ejemplo de reutilización interna cabe destacar la instalación de molido interno para el desecho termoplástico que tenemos en la planta de Zaragoza. Todo el plástico que no se muele internamente es procesado por un gestor de residuos externo autorizado, de este modo se garantiza una reutilización 100% del desecho de plástico. Así, el porcentaje de residuos de MANN+HUMMEL IBÉRICA avanza año tras año hacia el objetivo energético de la compañía ‘cero vertedero’, buscando siempre una gestión lo más sostenible posible para cada residuo. El valor final de la tasa de reciclaje en 2018 fue de un 98.91%.” subrayan desde el Dpto de Gestión y Medio Ambiente de MANN+HUMMEL Ibérica.

Además, en nuestras oficinas en Zaragoza hemos sustituido las bolsas de plástico por bolsas de rafia, se ha extendido el uso de papel de oficina reciclado, los rotuladores para pizarra borrable son recargables, hemos disminuido el volumen de impresión y la desconexión de las máquinas y dispositivos de acuerdo con las normas locales de la ciudad (procedimientos de apagado para descansos y turnos)” concluyen.

En 2018, MANN+HUMMEL Ibérica invirtió en mejoras medio ambientales para adaptarse a las metas climáticas con inversiones eficientes. “Se ha hecho mucho durante estos últimos años, pero estamos convencidos de que debemos fijarnos objetivos más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático” afirman desde la  compañía en España.

La innovación y las soluciones tecnológicas protagonizan la lucha contra la crisis climática

Una parte importante de la inversión en I+D+i de la compañía está dedicada a desarrollar soluciones tecnológicas para que los vehículos sean cada vez más eficientes, menos contaminantes, seguros y conectados y para reducir su impacto en el medio ambiente, tanto en lo referente al cambio climático (emisiones de gases con efecto invernadero) como a la calidad del aire en las ciudades (gases contaminantes).

Las principales actuaciones de eco-diseño en los nuevos desarrollos de MANN+HUMMEL IBÉRICA son:

  • Cumplimiento de las normativas EURO 6 C para la reducción de gases contaminantes.
  • Cumplimiento de la normativa europea de restricción de uso de materiales que contengan componentes nocivos para el medio ambiente, tales como plomo, cadmio, mercurio, cromo hexavalente, bifenilos polibromados (PBB) y éteres de bifenilo polibromados (PBDE).
  • Adecuación de los diseños para reducir la emisión acústica en el funcionamiento de los componentes que rodean al motor en los vehículos. Se prevé una reducción del 25% en los límites de ruido permitidos).
  • Mejora en el rendimiento del motor y reducción del consumo de combustible, al reducir las pérdidas de carga en la entrada del turbo, por la instalación de re-direccionadores de flujo de aire en los conductos de admisión.
  • Migrar la fabricación de conductos de soplado a inyección con las siguientes ventajas: reducción importante de desechos (hasta un 50% en algunos casos), menor tiempo de ciclo y precisión en las dimensiones de la pieza.
  • Utilización con mayor frecuencia materiales con contenido reciclado.
  • Industria 4.0 para la gestión y optimización de la energía en el laboratorio de ensayos.
  • Productos más ligeros, ya sea a través de modificaciones en diseño o con procesos alternativos de espumado.
  • Reducción de peso a través de materiales más ligeros gracias a las técnicas de espumación o con el uso de granulado que contiene esferas ligeras.
  • La certificación FSC, que obtuvo MANN+HUMMEL IBÉRICA en 2014, garantiza que los productos tienen su origen en bosques gestionados de forma sostenible
  • Creación de un equipo técnico para el “Análisis de Ciclo de Vida” con el objetivo de evaluar las implicaciones ambientales (reciclaje, consumo energético, defectivo y control en el proceso) de los productos de la compañía.

Desde el Laboratorio de IoT de Singapur de MANN+HUMMEL se está trabajando en toda una gama de soluciones para abordar la creciente contaminación del aire. El filtro de partículas de polvo fino incorporado en el vehículo neutro en emisiones, los Filter Cubes capaces de retener más del 80% del dióxido de nitrógeno y de las partículas finas del aire aspirado, el filtro de partículas de polvo de freno que reducen significativamente las emisiones de partículas que emiten los vehículos al frenar o el filtro de filtro de plástico reciclado son algunos ejemplos.

DRO 2019

Dejar respuesta