Proyecto Autonomous Ready Spain del Ayuntamiento de Barcelona y la DGT

0
Predice el 80% de los posibles errores del conductor.
h

A partir del proyecto Autonomous Ready Spain, cada día, cerca de 300 vehículos de reparto y transportes equipados con las tecnologías de asistencia a la conducción y recolección de datos recorren unos 45.000 km por las calles de Barcelona, contribuyendo a incrementar la seguridad vial a partir de la detección de la presencia de los usuarios más vulnerables de la pirámide de la movilidad (peatones, ciclistas y motoristas). El objetivo es reducir la accidentalidad y desarrollar un mapa detallado de zonas sensibles de la movilidad en la ciudad. El estudio de estos puntos de riesgo, en base a los datos recabados por el sistema, permitirá realizar acciones para mejorar la seguridad vial y a la vez, también supone una oportunidad para optimizar los desplazamientos de las empresas participantes dentro de la capital catalana, así como racionalizar la utilización del espacio público. Se estima que el 90% de los accidentes de tráfico son debidos a errores humanos. El proyecto Autonomous Ready Spain predice el 80% de los posibles errores del conductor.

Los sistemas ADAS empleados en Autonomous Ready están basados en tecnología Mobileye, una compañía de Intel, que cuenta con visores basados en inteligencia artificial que interpretan el entorno (señales de velocidad, presencia de peatones, ciclistas y motoristas) para alertar al conductor de posibles colisiones.

En los dos últimos meses de andadura del proyecto los dispositivos embarcados en los distintos vehículos de flotas y transportes han detectado y geoposicionado la presencia de 37.000 ciclistas y 240.000 peatones en distintas calles de Barcelona, lo que significa que estos usuarios vulnerables han entrado en el campo de visión de alguno de los sensores instalados en los vehículos. En los casos de más riesgo, gracias a la inteligencia artificial de la tecnología aportada, los dispositivos han emitido una alerta de accidente advirtiendo al conductor. Esta alerta ha ayudado a evitar la colisión de los vehículos con un total de 668 usuarios vulnerables.

El proyecto Autonomous Ready Spain es pionero en el mundo y está destinado a reducir la siniestralidad y los accidentes en el entorno urbano mediante la utilización de tecnologías de asistencia a la conducción (ADAS).

Estos sistemas consisten en instalar en los vehículos cámaras inteligentes que, conectados a una herramienta de reconocimiento y procesado de datos, interpretan el entorno en tiempo real para ayudar a los conductores a prevenir posibles colisiones al tiempo que ofrecen información sobre puntos de riesgo en la infraestructura viaria de la ciudad.

El proyecto está liderado conjuntamente por la Dirección General de Tráfico (DGT) y el Ayuntamiento de Barcelona en colaboración con el proveedor de tecnología Mobileye, una compañía de Intel, con la finalidad de preparar la ciudad para la circulación y certificación del vehículo autónomo, consolidando a España dentro de la Unión Europea como país líder en automoción y nuevas tecnologías.

Se ha firmado el convenio a partir del cual se compromete la incorporación al proyecto de nuevos vehículos de flotas que, junto con la llegada de nuevos autobuses de TMB con la tecnología incorporada, permitirán llegar a una “flota segura” de más de 700 vehículos a principios de 2020.

Los dispositivos ADAS de Autonomous Ready están diseñados para recopilar información dinámica y estática de la ciudad. Esta información se envía a la nube y se analiza para identificar puntos de riesgo, diseñar mejoras en la infraestructura y garantizar una movilidad segura.

Una de las partes más destacadas del proyecto se basa en la definición de algoritmos que permiten analizar las situaciones de riesgo potencial en las calles de Barcelona. La información obtenida respecto a concentraciones de usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas) solapada con indicadores registrados a partir de la circulación de los vehículos tales como frenazos bruscos, riesgo de colisión o atropello recogidos de manera anonimizada por el dispositivo Mobileye permitirán mejorar la seguridad viaria en base a datos reales.

El objetivo del proyecto es equipar con sistemas ADAS 5.000 vehículos en 3 años para obtener patrones de riesgo basados en el comportamiento estadístico de los diferentes tipos de usuarios y en especial de los conflictos generados por la convivencia de vehículos de diferentes características; vehículos de movilidad personal, bicicletas, ciclomotores y  turismos con los usuarios más vulnerables.

Toda la información que se recoge está anonimizada y agregada de forma que, junto con datos históricos de siniestralidad, metereorología y los que genera el propio vehículo, se convierte en la base necesaria para la aplicación de la inteligencia artificial en la detección y el estudio de zonas potencialmente peligrosas y en la identificación de problemas ocultos que puedan generan riesgos en la movilidad.

Proyecto extrapolable a otras ciudades

Este proyecto piloto puesto en marcha en Barcelona va a servir de modelo para otras ciudades ya que en todas ellas los usuarios vulnerables se presentan como los principales colectivos a proteger. Actualmente el 81% de los fallecidos en accidentes de tráfico en las ciudades son peatones, ciclistas y motoristas.

La colaboración público-privada es un aspecto importante del proyecto que está abierto a que cualquier empresa que se quiera sumar al mismo tenga la posibilidad de hacerlo. El Ayuntamiento de Barcelona ha establecido una serie de incentivos para fomentar la adhesión de nuevos vehículos a la iniciativa, entre los que destacan:

  • Facilidades de aparcamiento en superficie en las zonas destinadas a distribución urbana de mercancías de la ciudad (Zona DUM).
  • Acceso a determinadas zonas en las que la movilidad rodada está limitada al uso vecinal.
  • Ampliación del horario de carga y descarga de los vehículos de flotas que incorporen esta tecnología.

En paralelo, el Ayuntamiento de Barcelona y la DGT también están trabajando para incorporar al proyecto a lo largo de 2020 motocicletas dotadas de sistemas de ayuda a los motoristas (ARAS). Estos sistemas reconocen las amenazas más relevantes para el motorista,  utilizan cámaras y están  basados en inteligencia artificial y visión por computadora. A la vez, durante los próximos 3 años también se sumaran al proyecto Autonomous Ready Spain vehículos altamente automatizados multimodales y multifuncionales.

 

 

Distrigo

Dejar respuesta