Auge en la restauración de automóviles clásicos

0
En 2018 se enviaron a Europa aproximadamente 30.000 vehículos clásicos americanos. Standox analiza este fenómeno.
h

El mercado de automóviles clásicos ha gozado de un gran éxito en la última década. En agosto de 2017, se consiguió un nuevo récord mundial cuando un Aston Martin DBR1 de los años 50 se vendió en una subasta por 22.550.000 dólares. Además, en 2018 se enviaron a Europa aproximadamente 30.000 vehículos clásicos americanos.

El segmento de automóviles clásicos no deja de crecer.

Standox, la marca de pintura fabricada en Wuppertal (Alemania), ofrece asesoramiento profesional a los talleres especializados en restauraciones de automóviles clásicos. A lo largo de la pasada década, las inversiones en automóviles han superado por un margen considerable las inversiones en moneda, diamantes o vinos de crianza. Esta tendencia presenta una oportunidad para los talleres de cara a perfeccionar sus habilidades en la restauración de automóviles clásicos y crecer en este segmento de mercado específico.

El Brand Manager de Standox para la región de Europa, Oriente Medio y África (EMEA), Olaf Adamek, explica que “la restauración de automóviles clásicos requiere un alto nivel de conocimientos tecnológicos y mano de obra cualificada, pero puede ser un mercado lucrativo para los talleres. La base de clientes es sólida, muy unida y resistente a los cambios en la economía. A menudo son personas con conocimientos generales sobre la restauración de automóviles clásicos, que acuden a los talleres para pedir asesoramiento profesional sobre el proceso de pintura. Necesitan sentir que su valiosa posesión está en buenas manos”.

Corrosión: El principal enemigo de un coche de época

La mayor diferencia entre reparar la pintura de un automóvil clásico o de un coche moderno es la protección anticorrosiva. Hasta los años 80, las carrocerías de los vehículos se fabricaban principalmente de chapa metálica, que resulta gravemente afectada por la humedad.

Según Harald Klöckner, responsable de formación y del servicio técnico de Standox para la región de EMEA, “es obvio que para cualquier proyecto de restauración es fundamental obtener el coste integral. Una vez realizado y acordado con el propietario, la prioridad número uno del pintor debería ser proteger el vehículo clásico de forma eficaz contra la corrosión. Es crucial evitar el contacto entre la masilla y la chapa desnuda y contrarrestar el riesgo de corrosión a la hora de preparar el sustrato. Asimismo, se debería aplicar siempre una fina capa de aislamiento entre la chapa desnuda y la masilla. De lo contrario, la masilla actúa como una esponja seca que absorbe el agua y la pasa al metal”.

La identificación del color es más sencilla gracias a la digitalización.

Standox recomienda un proceso de tres pasos compuesto por una imprimación fosfatante y un aparejo VOC. Después del pretratamiento apropiado, el metal desnudo debería aislarse con una imprimación fosfatante de Standox, por ejemplo la Etching Adhesion Primer U3100, y un aparejo VOC, como el VOC Xtra Filler U5760, siguiendo las especificaciones del respectivo sistema de reparación de Standox. El aparejo VOC aísla las marcas de lijado y los poros, y ayuda a igualar la superficie, convirtiéndola en la base ideal para el acabado.

Identificación del color

Al igual que sucede con las reparaciones de pintura en automóviles nuevos, la digitalización del proceso de gestión del color ha permitido que el proceso de identificación del color en los automóviles clásicos sea infinitamente más sencillo y preciso. Los pintores pueden usar las herramientas de gestión digital del color de Standox, como el espectrofotómetro Genius iQ y el programa Standowin iQ, para conseguir el ajuste perfecto y reproducir la tonalidad y el efecto originales de los colores de época.

Si en un automóvil clásico no queda mucha pintura original debido a graves daños, si el vehículo ha sido repintado y el color original se perdió hace mucho tiempo debajo de capas de una pintura diferente, o si simplemente se desconoce el código de color, Standox apoya al taller a lo largo de todo el proceso de identificación del color y, basándose en su larga experiencia en automóviles clásicos, identifica el color correcto.

Klöckner explica que “con la avanzada tecnología del espectrofotómetro Genius iQ y del programa Standowin iQ, los talleres tienen acceso a más de 200.000 fórmulas de color constantemente actualizadas, que proporcionan un ajuste del color preciso cada vez y que se pueden enviar de forma digital a la balanza de mezcla inalámbrica”.

Soporte y recursos técnicos

Klöckner añade que “además del apoyo práctico que ofrecemos a nuestros clientes, también ofrecemos una serie de recursos técnicos, disponibles online, que ayudan a los pintores profesionales a perfeccionar sus habilidades”.

Standopedia es la guía online de Standox donde los pintores pueden encontrar información técnica, así como una experiencia muy valiosa sobre temas específicos, relacionados con el proceso de repintado, como la reparación de colores especiales o la aplicación de nuevos productos. Además, Standox ofrece una serie de publicaciones técnicas, las guías Standothek, con información útil para los pintores que quieren actualizar sus conocimientos y técnicas sobre la restauración de automóviles clásicos.

 

 

 

 

Distrigo Promoción Julio

Dejar respuesta