La calidad del aire en los trabajos de cabinas de pintura

0
Es imprescindible disponer de una cabina de pintura con una calidad del aire que permita la realización de un buen trabajo para evitar las imperfecciones o pulverizados, explica Grupo Cartés.
h

Según la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA), pasamos aproximadamente el 90% de nuestro tiempo en espacios cerrados y el aire interior de nuestras viviendas, empresas y centros comerciales, está hasta 5 veces más contaminado que el aire exterior. Teniendo en cuenta que estamos en contacto constante con el aire, su estado y calidad (tanto en la vida cotidiana como en muchos de los procesos de fabricación, mantenimiento y producción de materiales) tienen un must de calidad ineludible.

En los procesos de fabricación y reparación del automóvil, y por tanto en la reparación de carrocería, la preparación, mantenimiento, proceso y acabado deben ser exhaustivos y precisos.

Para ello, es imprescindible disponer de una cabina de pintura con una calidad del aire que permita la realización de un buen trabajo y evitar así las imperfecciones o pulverizados.

En el último Congreso de Faconauto, estuvieron presentes algunos de los fabricantes de pintura y equipamiento para el taller de carrocería más importantes a nivel nacional, y la variable de carrocería y pintura fue una de las protagonistas. En las cabinas de pintura se necesitan grandes cantidades de aire en constante movimiento y, debido a la tendencia hacia productos con mejores acabados, la contaminación por partículas en el aire es un problema necesario de abordar. Dentro las cabinas de pintura no sólo debemos tener en cuenta la posible contaminación del aire en suspensión que se encuentra en el interior, sino también las partículas de la propia vestimenta de los operarios, fibras de su ropa o pelo, e incluso partículas del exterior de la cabina que puedan introducirse accidentalmente o por un mal aislamiento de la misma. Estas partículas son contaminantes del proceso de pintado y, a menudo, su presencia es consecuencia de la ineficiencia en la filtración. Así, pueden generarse imperfecciones en los trabajos realizados por los profesionales, de tal forma que se deba proceder al repintado del vehículo, que tiene como consecuencia costes y retrasos imprevistos. La repetición de procesos como este supone un efecto dominó que afecta, en definitiva, a la productividad e imagen de la empresa de cara a sus clientes. Además, una correcta filtración no sólo beneficiará el acabado, sino que también ayudará a reducir el consumo energético hasta un 60% en determinadas ocasiones.

“Para mejorar estos procesos de pintado, en Grupo Cartés nos hemos especializado en nuevas soluciones que mejoran la eficiencia de las cabinas (ya sean de automóvil y VI o industriales, abiertas o cerradas) y optimizan los acabados de los procesos. El objetivo de esto se ha centrado en proveer al mercado de unos sistemas filtración de aire cada vez más eficientes y proporcionando medidas de seguimiento de la cabina que ayuden a evitar problemas futuros a causa de un mal estado del habitáculo de la misma”, explican desde la compañía.

Dejar respuesta