La electrificación podría reducir en un 60% las emisiones para 2050

0
El informe “Sector Couplin in Europe: Powering Decarbonization”, elaborado por BloombergNEF en colaboración con Eaton, destaca los pasos para que los legisladores impulsen y faciliten la electrificación.
h

La electrificación de los sectores del transporte, los edificios y la industria en Europa podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 60% entre 2020 y 2050, según el informe Sector Couplin in Europe: Powering Decarbonization publicado por BloombergNEF (BNEF).

Tal y como recoge el estudio, desarrollado en colaboración con Eaton y Statkraft, en los próximos 30 años se dará una revolución en el uso de la energía en estos tres sectores que permitirá una reducción de las emisiones de CO2.

La electrificación puede llegar a darse por una combinación de cambios directos e indirectos. Por un lado, el directo implicaría la proliferación masiva de vehículos eléctricos en el sector del transporte, así como la difusión de sistemas de calefacción eléctrica, como bombas de calor en edificios y en algunas partes de la industria. Por otro lado, el cambio indirecto haría referencia al paso hacia lo que se conoce como “hidrógeno verde”, producido por electrólisis utilizando energía renovable, como combustible para proporcionar calor a los edificios y a tantos procesos industriales como sea posible, todo ello en aras de minimizar, y erradicar, el uso de combustibles fósiles.

Para conseguir ambos cambios, es necesario que los legisladores tomen partido y desarrollen acciones y normativas para ello. Los gobiernos deben “incorporar incentivos o requisitos que los países deben cumplir para reducir las emisiones de calor en los edificios, así como apoyar proyectos que demuestren las ventajas de la electrificación, eliminar las barreras para la producción del hidrógeno mencionado e impulsar y fortalecer la ampliación de la red para que sea capaz de gestionar un mayor volumen de energía, así como energías renovables”, indican desde BNEF. Además, deberían considerar “cómo involucrar a los consumidores de energía y a la sociedad civil en el proceso, ya que tienen un papel crucial que desempeñar para permitir la electrificación de estos nuevos sectores”, añaden.

El informe estima que el sistema eléctrico podría necesitar un 75% más de capacidad de generación para 2050 en comparación con lo que se necesitaría sin la electrificación, con plantas eólicas y solares de bajo coste que suministrarían la mayor parte de esa necesidad energética.

Este camino hacia la electrificación permitiría que la electricidad (directa e indirectamente) represente el 60% de la demanda final de energía por parte de estos sectores, en comparación con el 10% actual, y así ayudar con la descarbonización de las tres áreas.

Para reducir aún más las emisiones hasta eliminarlas por completo, los gobiernos tendrían que legislar políticas más ambiciosas que aceleren la electrificación y llevar al mercado otras tecnologías como la captura, el uso y el almacenamiento de carbono (CCUS).

En palabras de José Antonio Alfonso, responsable del segmento Commercial Building en Eaton Iberia, una de las empresas implicadas en el estudio, “este informe demuestra la necesidad de grandes cambios en las políticas y en el diseño del mercado que permitan acelerar la transición energética y detener la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Si bien la reforma esencial para la regulación de la red ha comenzado a progresar en toda Europa, tenemos mucho camino por recorrer para replicar e implantar las mejores prácticas y fomentar aún más la innovación”.

Valeo

Dejar respuesta