Entrevista a Dominik Overmann, de Meyle

0
Dirige el equipo de productos de electrónica del fabricante de piezas de repuesto de Hamburgo MEYLE AG y, con su equipo, es responsable de la gestión de productos y de la ampliación estratégica de la gama de piezas electrónicas de alta calidad.
h

Teniendo en cuenta las tres megatendencias de la conducción autónoma, la eficiencia energética y la digitalización de los vehículos, el alcance de los sistemas de asistencia, los paquetes de confort y los sistemas electrónicos en los tramos de propulsión y gases de escape no deja de aumentar. Esto hace que la cantidad de sensores y controladores continúe creciendo igualmente. Solo una comunicación fluida entre todos estos componentes de los vehículos puede garantizar una funcionalidad eficiente del vehículo. Estas piezas electrónicas producen ya hoy una gran cantidad de datos que debe procesarse correctamente. En el curso del vertiginoso desarrollo de los llamados Advanced Driver Assistance Systems (ADAS), la cantidad de datos aumenta en perspectiva. Dominik Overmann, director del equipo de productos de electrónica de MEYLE, nos ofrece el interesante punto de vista del equipo de desarrollo del fabricante alemán.

El mercado de las piezas electrónicas está creciendo. ¿Cómo se aprecia esto en MEYLE? ¿Y cómo se refleja su respuesta a la demanda creciente?

Dominik Overmann: Las piezas electrónicas se encargan desde hace tiempo de la seguridad funcional de los vehículos. La tendencia a que los sistemas electrónicos proporcionen propulsiones cada vez más eficientes tampoco es nueva, y esto se mantendrá constante en aras de una movilidad sostenible. Asimismo, la cantidad de sistemas de asistencia y seguridad crece de forma vertiginosa desde hace algunos años. A partir de 2022, todos los vehículos nuevos matriculados en la UE deberán contar obligatoriamente con 30 sistemas de asistencia adicionales, lo que hará que la proporción de componentes electrónicos de los vehículos siga aumentando. Por ello, en MEYLE llevamos años ampliando de forma focalizada y permanente nuestra gama de productos de electrónica. En los últimos años hemos podido lanzar al mercado cerca de 1600 piezas electrónicas nuevas. Esto seguirá siendo así de forma consciente y vertiginosa, y para este año tenemos previsto prácticamente duplicar nuestra oferta de productos. En MEYLE, tanto el desarrollo, como las consultas de los clientes, como la evolución del mercado se entrelaza estrechamente, para poder ofrecer a mayoristas, talleres y conductores una cartera de productos adecuada. Todo esto, con los más altos requisitos de calidad.

En el caso de los talleres, no solo es importante contar con una amplia oferta de productos, sino también identificar las piezas correctas. ¿Qué particularidades se dan en este caso en las piezas electrónicas?

Dominik Overmann: De forma parecida a lo que sucede con otras piezas de repuesto, en los componentes electrónicos es importante en primer lugar que el producto sea el adecuado desde el punto de vista físico. En concreto, esto quiere decir que el conector debe ser el adecuado y que la longitud del cable también debe adaptarse. Además, para garantizar un funcionamiento sin problemas, las señales de los sensores, las resistencias, la tensión y la toma de corriente deben cumplir con las especificaciones correspondientes. Si se integran piezas que no son adecuadas, pueden producirse fallos de funcionamiento que pueden terminar dañando el vehículo. Esto tendría como consecuencia ampliar las paradas en los talleres o multiplicarlas.

¿Qué soluciones ofrece MEYLE para mejorar los datos de productos y aplicación para que en ningún caso se empleen piezas incorrectas?

Dominik Overmann: En nuestra casa, los ingenieros y los gestores de los datos de aplicación trabajan mano a mano ya desde la fase de desarrollo de nuevos productos. Por ejemplo, si los sensores son idénticos en cuanto a sus especificaciones técnicas y solo se diferencian en el color de los conectores, los combinamos correctamente. Para averiguar esto es necesario llevar a cabo pruebas detalladas y una estrecha colaboración en el equipo. Otros parámetros que hay que tener especialmente en cuenta en los componentes electrónicos son las sustituciones de números de piezas originales o las distinciones de los códigos de motores. Para garantizar una comunicación sin problemas entre los diferentes componentes en todo momento es esencial emplear las piezas adecuadas. Así es como se logra que los vehículos funcionen durante mucho tiempo y que los clientes estén satisfechos.

MEYLE promete a los talleres unos «mejores datos». ¿Qué se quiere decir exactamente con esto? ¿Cómo garantiza MEYLE que la calidad de los datos de los productos sea la máxima posible?

Dominik Overmann: Hace algunos años, en MEYLE tomamos la decisión de que los gestores de productos, los ingenieros y los gestores de los datos de aplicación trabajaran de forma conjunta como equipo, para garantizar así, además de una alta calidad de los productos, la máxima calidad posible de los datos de aplicación de nuestros componentes electrónicos. Del mismo modo, se han desarrollado sistemas que hacen posible una gestión de los datos de producto con el apoyo del sistema para asignar de forma completa e inequívoca el componente electrónico correcto a cada vehículo. En este sentido, se comprueban de forma periódica las cadenas de sustitución de los números de piezas originales para detectar opciones de optimización o consolidación de nuestra oferta de productos de forma temprana. Además, nuestra competencia como fabricante desempeña un papel importante en este caso: nuestros ingenieros de MEYLE no solo conocen las especificaciones por la colaboración con los centros propios de producción, sino que definen estos estrictos estándares para todos los componentes electrónicos en un 100 % según la especificación de equipos originales, o incluso más allá.

¿Puede darnos algún ejemplo de la cartera de productos de MEYLE?

Dominik Overmann: Los diferentes sensores de temperatura de los gases de escape tienen hasta tres números de producto diferentes en los productos de la competencia. Esto MEYLE puede unirlo todo en un artículo, sin comprometer en forma alguna las especificaciones. Para nuestros clientes, esto se traduce en un almacenamiento optimizado con menos artículos y una mayor tasa de rotación y, como se ha comentado, sin comprometer la calidad. Otro elemento diferenciador es nuestro nuevo kit de reparación de sensores MEYLE ABS. La cercanía con el taller nos ha facilitado desarrollar una solución que permite a los clientes sustituir ahorrando tiempo y costes el anillo sensor y el anillo sensor ABS correspondiente sin tener que cambiar el cubo de rueda, siempre que este siga funcionando. MEYLE es el primer fabricante en lanzar al mercado esta solución completa.

Valeo

Dejar respuesta