25 años del sistema antiderrape de Bosch

0
Solo en la Unión Europea, ha salvado unas 15.000 vidas.
h

Una carretera mojada y una repentina maniobra evasiva: hubo una época en que tal situación, con frecuencia, habría terminado con el coche en la cuneta o colisionando contra el quitamiedos, e incluso con muertos o heridos graves. Hace 25 años, se consiguió el remedio mediante una pionera invención: el Programa Electrónico de Estabilidad, ESP®, que Bosch y Daimler-Benz lanzaron, por primera vez, en 1995 en el modelo Clase S.

Los investigadores de accidentes de Bosch estiman que, solo en la UE, el sistema ha salvado unas 15.000 vidas en los últimos 25 años, además de prevenir casi medio millón de accidentes con lesiones personales. Junto con el cinturón de seguridad y el airbag, el ESP® es uno de los salvavidas más importantes de un vehículo. “El desarrollo del Programa Electrónico de Estabilidad fue un hito en el camino hacia nuestra ‘visión cero’ de no más muertes en la carretera”, explica el miembro del Consejo de Administración de Bosch, Harald Kroeger.

El sistema ha sido actualizado continuamente.

Aunque esta innovación data de 1995, no está anticuada: Bosch ha mejorado continuamente su sistema antiderrape y ha producido más de 250 millones hasta la fecha. A nivel mundial, el 82 por ciento de todos los automóviles nuevos están equipados con ESP®. En 2017, esta cifra era del 64 por ciento.

Puede evitar hasta el 80 por ciento de todos los accidentes producidos por derrapes

Especialmente cuando las carreteras están mojadas o heladas, al esquivar obstáculos inesperados, como animales, y también al conducir demasiado rápido en curvas, el Programa Electrónico de Estabilidad interviene. El ESP® puede prevenir hasta el 80 por ciento de todos los accidentes por derrape.  El sistema antiderrape utiliza información sobre la dinámica del vehículo para detectar si el automóvil se dirige en la misma dirección en la que le guía el conductor. Si existe una discrepancia entre estos dos factores, el ESP® interviene.

Paso adelante tras la prueba del alce

La historia comenzó en la década de 1980, con los esfuerzos inicialmente independientes de Bosch y Daimler-Benz para lograr una mayor estabilidad en los vehículos. Desde 1992 hasta su lanzamiento al mercado, expertos de las dos compañías trabajaron juntos en una unidad de proyecto. La legendaria prueba del alce de 1997 ayudó al sistema a lograr un gran avance: durante las pruebas para una revista de motor sueca, un Mercedes Benz Clase A volcó al realizar una maniobra brusca de esquiva. La respuesta de Mercedes-Benz fue hacer del ESP® un equipamiento estándar en todos sus modelos. Desde entonces, más y más vehículos de numerosos fabricantes de automóviles han adoptado el sistema.

1995

Base para la conducción automatizada

Bosch ofrece sistemas ESP® personalizados para todo tipo de propulsiones, desde motores de combustión hasta motores eléctricos, y para todo tipo de vehículos, desde microcoches hasta vehículos comerciales. Al mismo tiempo, es la tecnología base para muchos sistemas de asistencia al conductor, así como para la conducción automatizada con la que Bosch persigue su ‘visión cero’.

Cronología:

  • 1983: Los investigadores de Bosch plantean algunas primeras ideas sobre cómo mejorar la estabilidad al frenar con fuerza en curva. Basan sus ideas en el Sistema Antibloqueo de Frenos ABS, lanzado en 1978.
  • 1984: Desde el 1 de julio, se forma un equipo de desarrollo. Su tarea es usar el ABS como base para desarrollar un sistema de control de la frenada, que ofrezca un mejor control del vehículo cuando el derrape en una curva es inminente. El vehículo tiene que permanecer estable y dirigible hasta donde permitan las leyes de la física.
  • 1992: Se establece una unidad de proyecto conjunta cerca de la localización de Bosch en Schwieberdingen. Está compuesto por expertos en ingeniería de Bosch y del fabricante de automóviles Daimler-Benz.
  • 1995: El ESP® tiene su debut para la prensa en un Mercedes-Benz Coupé Clase S en mayo, y su lanzamiento al mercado tanto en el modelo coupé como en el sedán se produce en septiembre.
  • 1997: Un Mercedes-Benz Clase A vuelca mientras realiza una maniobra extrema de esquiva durante unas pruebas. El modelo había sido lanzado al mercado recientemente. Tras esta denominada “prueba del alce” para una revista de motor sueca, el fabricante de automóviles decide equipar de serie el ESP® en todos sus modelos. A continuación, otros fabricantes hacen lo mismo.
  • 1998: Por primera vez, el sensor de velocidad de giro que se encuentra en el corazón del ESP® se produce como un sensor micromecánico.
  • 2003: Bosch conmemora la entrega de su sistema ESP® número 10 millones.
  • 2011: Los expertos de tráfico y los legisladores políticos reconocen cada vez más los beneficios del ESP®. El sistema se hace obligatorio en varios países, incluidos los estados miembros de la Unión Europea, donde el proceso de obligatoriedad es gradual. Desde noviembre de 2011, es obligatorio para los nuevos modelos de vehículos turismos y comerciales que se lanzan al mercado.
  • 2016: En la categoría ‘Life Achievement’, la Oficina Europea de Patentes otorga el “Premio al Inventor Europeo” a Anton van Zanten. Nacido en Holanda, van Zanten dirigió el grupo de 35 desarrolladores del ESP® en Bosch.
  • 2020: El ESP® cumple 25 años. Durante el último cuarto de siglo, Bosch ha mejorado continuamente su sistema antiderrape, produciendo más de 250 millones de sistemas ESP® hasta la fecha.

También puede interesarte:

Distrigo Promoción Julio

Dejar respuesta