Las entidades ante la crisis de Nissan

0
La mesa de trabajo se constituye y las asociaciones dan su parecer.
h

Nissan emitió ayer un comunicado en el que el CEO, Makoto Uchida, explicaba que la empresa acometía un plan de cuatro años para alcanzar el crecimiento sostenible, la estabilidad financiera y la rentabilidad a finales del año fiscal 2023.

Para ello, reducirá sus costes fijos mediante la optimización de su capacidad de producción y el alcance global de sus productos, priorizará e invertirá en las áreas de negocio que se espera que experimenten una recuperación sólida y un crecimiento sostenible. Este plan estratégico ha de conllevar la consecución de los objetivos de un 5% de margen de beneficio de explotación y de una cuota de mercado global del 6%, y que se consoliden de manera sostenible para finales del año fiscal 2023.

Pero esto se ha traducido en el cierre de instalaciones en Barcelona, prevista  lo que ha supuesto la pérdida de la inversión de la compañía en nuestro país y de trabajo a 3.000 operarios directos.

Para gestionar la crisis, Foment del Treball (entidad que aglutina a las patronales) ha creado una mesa de trabajo que ha sido muy bien recibida por UPM (Unió Patronal Metal.lúrgica), ya que esperan que así se puedan salvar el máximo número de puestos de trabajo, directos e indirectos, que llegan a los 30.000.

Esta mesa, engloba los principales actores del tejido empresarial y de la automoción de Cataluña (en el que está, por ejemplo, FECAVEM presidida por Jaume Roura) y uno de los primeros objetivos debe ser posponer el período de transición más allá del 31 de diciembre de 2020, fecha marcada ahora en el calendario “que suponga el tiempo necesario para modernizar la planta y facilitar un traspaso económico y social reduciendo al máximo los conflictos reconduciendo la situación”, explican desde FECAVEM, que pide compromiso, seriedad y rigor de todos, políticos incluidos,

Por otro lado, desde UPM tienen “la certeza empírica que con ayudas y el impulso de modernización de la planta, hay posibilidades reales para que sea viable su supervivencia. Una idea que debe ir negociada y acordada desde los gobiernos español y catalán junto con la dirección de Renault-Nissan-Mitsubishi

Desde ANFAC, su director general José López-Tafall, resalta que este cierre tiene que suponer “una ineludible y dolorosa llamada de atención” para todas las Administraciones Públicas al respecto de la situación de la industria de la automoción en España. Éste tiene que ser el último cierre y una piedra de toque para trabajar duramente en que nuestras fábricas sean las más competitivas de Europa”.

La entidad recalcaba que “tenemos que ser realmente conscientes de que la industria automovilística española es una joya que hay que proteger. La pandemia del coronavirus ha colocado a nuestras empresas en una situación especialmente difícil. No hay que olvidar que somos el único sector industrial que ha tenido cerrada prácticamente toda la cadena de valor durante más de mes y medio y ese impacto es innegable. Según las previsiones de ANFAC, se van a dejar de fabricar 700.000 vehículos durante 2020, lo que coloca la producción total en el entorno de los dos millones, una cifra que no registramos desde la época de la crisis. Es indispensable movilizar ya, de manera muy urgente, recursos para contener esta situación. La industria de la automoción necesita un compromiso-país y una estrategia a medio plazo, un proyecto estratégico, que, a corto plazo, implique medidas específicas de estímulo del mercado y mantenimiento de la industria, rápidas e intensas que nos permitan superar la crisis”.

Desde ANFAC, recuerdan que la propuesta, plasmada en el Plan AUTO 2020-40 ya plantea las bases de esta estrategia-país que permitirá mantener la alta competitividad de nuestra industria mientras enfrenta los retos de la nueva movilidad del futuro. El trabajo de la entidad, explican “es ahora es colaborar codo con codo con las administraciones para que esta transformación de la industria de la automoción impulse aún más el peso de la automoción en España, en su aportación al PIB, en el empleo y en la sociedad”.

Por su parte, SERNAUTO (Asociación Española de Proveedores de Automoción) lamenta el cierre de la factoría de Nissan de Barcelona, por el impacto que ello puede tener para el sector en su conjunto y la producción y el empleo de los proveedores de automoción que suministran componentes, piezas y sistemas a esta fábrica.

La industria de componentes de automoción tiene una amplia presencia en esta región de España y se verá fuertemente impactada por la decisión del fabricante de vehículos nipón. Este hecho viene reforzar la importancia de que España cuente, de forma urgente, con un plan-país para el sector de automoción que refuerce nuestro posicionamiento internacional como país ‘amigable’ y competitivo para los constructores de vehículos, cuyos centros de decisión se encuentran fuera de nuestras fronteras”, explican.

Y recuerdan que en el plan de choque presentado por ANFAC, SERNAUTO, FACONAUTO y GANVAM, es imprescindible poner en marcha medidas de carácter urgente para la recuperación exitosa del sector y del mercado, que nos permitan mantener las inversiones en España y atraer nuevos modelos y tecnologías, lo que es perentorio para garantizar la viabilidad y el empleo de todo el sector.

También puede interesarte:

Distrigo Promoción Julio

Dejar respuesta