SIGAUS multiplica la financiación del aceite usado

0
Para apoyar al sector, incrementa seis veces su modelo de financiación de las diferentes operaciones de gestión de aceites industriales usados.
h

El modelo de nueva financiación aplicado desde abril de 2020 hasta final de año de la recogida–incluyendo transporte, análisis y almacenamiento–, tratamiento previo y regeneración, supone un importante esfuerzo para viabilizar el sector de la gestión de aceites industriales usados, que durante el confinamiento ha experimentado una reducción cercana al 60% de actividad respecto a 2019.

SIGAUS no financiará a las empresas gestoras en función del volumen gestionado en 2020, sino del que hayan gestionado en 2019. Para ello, la financiación se determinará multiplicando las toneladas de aceite industrial usado gestionadas en los últimos 9 meses de 2019 por una cantidad fija.

En el caso concreto de la recogida, se abonarán 22,94 € por cada tonelada recogida en el citado periodo de 2019, según los resultados derivados de un estudio de costes realizado por un tercero independiente (una empresa de consultoría internacional de reconocido prestigio), tal y como SIGAUS ha venido cuantificando la financiación de las actividades de gestión de aceites usados desde el inicio de su actividad, en 2007.

Esto puede suponer un incremento en la financiación de las toneladas recogidas durante 2020 cercano a 6 veces la cantidad económica abonada el año pasado. En su conjunto, SIGAUS asumirá entre los meses de abril y diciembre de 2020 una financiación de 2,2 millones de Euros en la recogida del residuo, el doble de la financiación total realizada en 2019 para dicha operación de gestión.

Además, la entidad asumirá el esfuerzo financiero de adelantar el pago mensual a los gestores de 60 a 30 días desde la fecha de devengo de las facturas correspondientes a las cantidades de aceite industrial usado efectivamente recogidas.

Eduardo de Lecea, director general de SIGAUS, señala: “Estamos ante una caída sin precedentes del consumo de aceites industriales, de en torno al 60% con respecto a los niveles de 2019. Aun con ese impacto económico sobre nuestros ingresos, debemos seguir asegurando la gestión del aceite industrial usado, con independencia del volumen que se genere y de la distancia a recorrer. Y eso pasa indudablemente por contribuir a la sostenibilidad del tejido empresarial de la gestión, sin perjuicio de que estas empresas obtengan otro tipo de ayudas habilitadas por las Administraciones Públicas. El sector del lubricante asume, como siempre, esa responsabilidad con la gestión del aceite industrial usado y con la protección del medioambiente. No podemos permitir que se ponga en peligro la recogida en la España rural, en áreas despobladas o de alta vulnerabilidad ambiental”.

También puede interesarte:

Valeo

Dejar respuesta