Las ventas relacionadas con la Industria 4.0 crecen un 25 por ciento

0
Bosch aumenta sus ventas de soluciones para la Industria 4.0 de unos 600 millones de euros en 2018, a más de 750 millones 2019.
h

Las crisis revelan debilidades. La pandemia de coronavirus ha resaltado el valor de la fabricación y la logística conectada. El Internet of Things (IoT) ayuda a las empresas industriales a reaccionar a las interrupciones de manera más flexible que antes, ya que la utilización y el estado de cada máquina individual se puede rastrear en tiempo real y hay transparencia a lo largo de la cadena de suministro. “Especialmente en tiempos excepcionales, como la crisis actual, la conectividad permite que las empresas sean menos vulnerables y les ayuda a mantener el equilibrio”, explica Rolf Najork, miembro del Consejo de Adeministración de Bosch y responsable del área empresarial Industrial Technology. Por ejemplo, donde el riesgo de infección hace que la proximidad física sea un desafío, los cambios de turno se pueden manejar digitalmente. La digitalización permite la monitorización remota y el mantenimiento de sistemas y máquinas sin necesidad de un técnico en el sitio. El software inteligente puede rastrear productos y entregas, y garantizar la reposición desde cualquier lugar. Todo esto es posible gracias a la Industria 4.0. Bosch es un pionero del IoT. La compañía comenzó a incorporar conectividad a la fabricación y la logística en 2012, tanto en sus propias plantas como en las de sus clientes. Esto está dando sus frutos: en 2019, Bosch generó ventas superiores a 750 millones de euros con soluciones conectadas para la fabricación y la logística, un aumento del 25 por ciento respecto al año anterior.

La industria 4.0 aumenta la productividad de la fábrica

Con la ayuda de la Industria 4.0, es posible aumentar la productividad hasta en un 25 por ciento en localizaciones individuales. “La conectividad es esencial para cualquier empresa que quiera seguir siendo competitiva. La Industria 4.0 es una oportunidad histórica que ofrece un enorme potencial”, dice Najork. “No solo estamos mejorando la productividad de la fábrica, sino que también estamos permitiendo que las empresas respondan rápida y adecuadamente a los cambios”. Tomando el ejemplo de Bosch, la transición en la industria automotriz significa presión sobre los costes de su división de propulsión, así como presión para adaptarse. Precisamente por esta razón, la división invertirá unos 500 millones de euros en digitalizar y agregar conectividad a sus operaciones productivas en los próximos años. El ahorro esperado será el doble: aproximadamente mil millones de euros para 2025. Y se espera que con el uso de la inteligencia artificial este ahorro aumente.

Desde proyectos individuales hasta la implementación a gran escala

En Alemania, seis de cada diez empresas industriales con más de 100 empleados ya utilizan aplicaciones de Industria 4.0, según un estudio reciente de la asociación de la industria “Bitkom”. Sin embargo, en muchos casos, las aplicaciones son poco sistemáticas. La VDMA, la Asociación de Fabricantes Alemanes de Maquinaria y Equipamiento, estima que el 80 por ciento de la maquinaria existente en el país aún no se ha digitalizado. “Todavía queda mucho por hacer en la fabricación, y muchos puntos que podemos retocar y ajustar. Nuestra tarea ahora es hacer de la Industria 4.0 la norma en todas las partes del sector industrial”, dice Najork. Para las empresas, el mayor obstáculo para implementar la Industria 4.0 son las grandes sumas de capital que esto requiere (Bitkom, 2020).

Equilibrando factores económicos y ecológicos a través de soluciones conectadas

Como empresa líder del IoT, Bosch tiene todas las competencias básicas necesarias para dar forma a la Industria 4.0. Su cartera incluye paquetes de software para mantenimiento, monitorización y logística, sistemas de robótica para fabricación y transporte, soluciones de reacondicionamiento para maquinaria existente y sistemas de asistencia para operadores de máquinas. Ahora, Bosch presenta una tecnología de control basada en software y con capacidad 5G que está abierta a aplicaciones de terceros. ctrlX Automation marca el final de las soluciones aisladas en las fábricas. Con más de 30 protocolos de datos, la nueva plataforma de automatización de Bosch Rexroth será el centro de control de la fábrica del futuro. Con el Sistema de Aplicación Industrial Nexeed mejorado, Bosch Connected Industry ofrece más que una simple “tienda de aplicaciones” para fabricación y logística. Las diversas aplicaciones de software se pueden pedir, usar y combinar entre sí, según sea necesario.

El IoT está ampliando los márgenes de lo posible

Bosch está desarrollando la fábrica del futuro. En este esfuerzo, la compañía confía en la Industria 4.0. Una vez que Bosch ha probado y validado los productos internamente, los comercializa a otras compañías. La cartera abarca desde paquetes de software para fabricación y logística, robots que fabrican y entregan piezas, hasta sistemas de asistencia en el puesto de trabajo.

También te puede interesar:

Distrigo Promoción Julio

Dejar respuesta