Establiments Coll cierra

0
Presentó ayer un concurso de acreedores para la liquidación.
h

Las dificultades de Coll han sido, definitivamente, insalvables.

La compañía presentaba desde hace algún tiempo tensiones en su tesorería que les obligó a buscar una refinanciación bancaria en octubre, les hablábamos de ello aquí; entre tanto, de los 400 trabajadores que componían la plantilla, se ha ido pasando a los actuales 295, entre ellos el que fuera director general, Josep Gironés. La situación de confinamiento con la crisis del COVID no hizo sino agravar los problemas, y la directiva buscó apoyo para una nueva refinanciación tanto en entidades bancarias como en inversores privados, que no ha sido posible, por lo que ayer se presentaba el Concurso de acreedores para la liquidación.

Si bien el Diario de Girona publicaba hoy una información mencionando (entre otros datos) que existe un “ agujero de 25-40 millones de Euros”, las fuentes de la directiva con las que hemos hablado esta mañana nos desmienten esa cantidad, aunque confirman el hecho de su situación actual: “Efectivamente, ayer presentamos un ERE, y hemos abierto un concurso de acreedores para la liquidación; con la pandemia no se consiguió la refinanciación, pese a que hemos luchado hasta el final para salvar la empresa. Ahora la palabra la tiene el Administrador concursal con quien la propiedad (muy atomizada, más allá de la familia originaria) va a colaborar para que todo se desarrolle de la manera menos traumática posible. Es cierto que éramos 400 y ahora somos 295 empleados, pero no es verdad lo del ‘agujero’. Hay un pasivo de 25 millones, si bien hay un activo estimado en unos 17 millones de euros (el valor de bienes es mayor aunque al ser bienes liquidativos la cantidad disminuye)”.

Así pues, se cierra Coll, una empresa familiar con más de 95 años de experiencia en el campo de la distribución y comercialización de recambios para el automóvil y maquinaria para el taller, miembros de Groupauto Unión Ibérica, con una flota de 250 vehículos y 29 centros de distribución en Cataluña, Zaragoza, Ibiza, Andorra y Narbona, que ahora pueden pasar a manos de interesados en adquirirlas puesto que el procedimiento contempla ventas de unidad productiva, como son los puntos de venta.

Una situación que afecta tanto al grupo de distribución al que pertenece, que pierde uno de sus activos (si bien ha introducido nuevos miembros), y a otro de los socios, Grupo Peña, compañero de Coll en la iniciativa Alliance CPM, que queda inoperativa.

Una verdadera lástima y una mala noticia para el sector.

También te puede interesar:

Alliance CPM Service, la nueva empresa conjunta de Establiments Coll y Grupo Peña

 

 

Distrigo

Dejar respuesta