Nueva guía de Elige calidad, elige confianza

0
ECEC pone a disposición de los talleres mecánicos una guía con la que asesorar a sus clientes para que sepan percibir los avisos que el vehículo nos da cuando algo no va bien.
h

En ocasiones, al volante, se puede percibir que el coche no se comporta como venía haciéndolo habitualmente. Y si esto ocurre solo de vez en cuando, es probable que no se le dé la importancia adecuada. Estas señales pueden ser aviso de que algún componente está comenzando a fallar, lo que, en primer lugar, compromete la seguridad vial y, en segundo término, puede afectar al funcionamiento de otros componentes o del conjunto del vehículo, suponiendo una avería que afectará a la vida útil del mismo.

Para que el conductor sea consciente de que un traqueteo en una autopista es un aviso de que algo no va bien, así como de las consecuencias que puede tener no hacer caso de esa señal, ‘Elige calidad, elige confianza’ (ECEC), iniciativa formada por fabricantes de componentes de primer nivel, pone a disposición de los talleres mecánicos una guía con la que asesorar y concienciar a sus clientes acerca de la importancia de percibir y atender a los avisos que da el vehículo sobre que algo puede estar comenzando a fallar. Además, esta guía explica la importancia del adecuado funcionamiento de cada componente y las consecuencias que puede acarrear su mal estado técnico, e incluye sugerencias y recomendaciones en cuanto a su mantenimiento, incidiendo también en la importancia de seleccionar componentes de calidad. Un material que ECEC pone a disposición de los talleres mecánicos con el objetivo de que lo compartan con sus clientes.

Algunos de los toques de atención que da el vehículo acerca de la necesidad de revisar su estado:

Sensación de cierta pérdida de control del vehículo

Si durante la conducción sentimos que, más que en un vehículo, estamos montados en una atracción de feria en la que no tenemos el control, es probable que el sistema de suspensión no se encuentre en el estado adecuado. Este sistema, formado por los amortiguadores y los muelles, actuando entre el chasis y las ruedas, se encarga de absorber las irregularidades del terreno permitiendo el control del vehículo, lo que otorga al conductor la capacidad de frenar, pasar por baches, dar la vuelta, cambiar de dirección o esquivar de manera repentina, en el momento exacto y de modo oportuno.

Vibración o giro del volante en una recta

Si durante la conducción, al soltar el volante en una recta notamos que gira hacia un lado o que vibra, estamos ante una clara indicación de que el sistema de dirección necesita una revisión urgente. Que el vehículo tome la dirección que queremos es fundamental, por lo que el sistema de dirección es un elemento de seguridad primordial. Su función es orientar las ruedas para que el vehículo tome la trayectoria deseada con solo mover el volante.

Otras señales que nos deben alertar sobre un posible inadecuado estado del sistema de dirección son ruido excesivo al circular en una zona de baches; conducción molesta, temblorosa, con sacudidas; rebotes excesivos; o llantas desgastadas de forma dispar.

También te puede interesar:

“Seguro que…” la campaña de Elige Calidad Elige Confianza

 

Distrigo

Dejar respuesta